ESTADOS

Trabajó 42 años de feria en feria, hoy está desempleado y sin dinero

Domingo, al igual que otros ferieros, prevé que sus pérdidas económicas se prolongarán después de que se acabe la contingencia por el covi-19

  • LORENA ROSAS
  • 02/04/2020
  • 22:11 hrs
  • Escuchar
Trabajó 42 años de feria en feria, hoy está desempleado y sin dinero
Al centro está Domingo acompañado de otros ferieros, cuyo trabajo ha sido afectado por las medidas de contingencia sanitaria. (Foto: Lorena Rosas)

PACHUCA.– Domingo se dedicó por 42 años ininterrumpidos a trabajar de feria en feria, es un hidalguense que dice conocer cada uno de los estados de la República Mexicana, pero derivado de la pandemia de covid-19 cesó sus actividades, aunque no por gusto, sino porque estos espacios fueron inhabilitados a fin de evitar la propagación del virus.

Don Domingo Lira Alarcón tiene cuatro dependientes económicos: su esposa e hijos, también tiene nietos y aunque no precisó cuántos, consideró que ellos “ya son harina de otro costal”, cuyos gastos no puede costear.

Oriundo de Hidalgo, de cejas y bigote poblado, dejó claro que si durante la contingencia por coronavirus se resguarda no hay sustento que ofrecer a su familia, aunque las palabras de esta persona se pueden resumir con la frase: “si me quedo en mi casa no trago”.

Así de simple lo consideró Domingo, quien desde hace 42 años trabaja con juegos de destreza como canicas o brincolines para los infantes, aditamentos que traslada a ferias patronales de Hidalgo o algunas más famosas como la Feria del Caballo Texcoco.

Lee más en LSR HidalgoRespalda PRD decisión de INE; pide no politizar la pandemia 

A decir verdad, el lugar y fechas donde se colocan las ferias no serán de relevancia por el momento para Domingo y sus homólogos ferieros, pues desde que inició la pandemia por coronavirus, la afluencia en estos recintos disminuyó.

Pero desde hace 15 días, narró que se quedó sin actividad económica, ya que las ferias dentro del país fueron poco a poco suspendidas para evitar concentraciones de personas y disminuir el índice de contagios.

Nos quitaron la fuente de trabajo, las ferias están cerradas, clausuradas en Texcoco, Puebla, Pahuatlán, todas esas. No tenemos fuente de trabajo (…) a qué vas a ir a una feria donde ya no pueden trabajar, hay compañeros en Cabo San Lucas que les agarró este problema, están parados, se ponen a limpiar carros o algo porque no tienen que comer”.

Mientras Domingo plática algunos de sus compañeros lo interrumpen para expresar que su situación laboral y económica es similar, que empiezan a subsistir de “empeñar y vender cosas”, motores de sus juegos mecánicos y endeudándose con préstamos.

¿La razón?, es simple, Don Domingo Lira dice que una vez que se acabe la contingencia sanitaria por covid-19, su gremio será uno de los más afectados porque aquellos que gustan de eventos masivos en ferias carecerán de recursos económicos para asistir.

El problema no es nada más la contingencia, cuando esto se acabe, cuando esto termine y el gobierno levante la contingencia, la gente no va a tener dinero para ir a la feria, la gente va a preferir comprar comida, zapatos, libros y lo que haga falta para sus niños”.

Domingo teme, pero no al coronavirus, dijo, sino a que la suspensión de actividades se prolongue por tiempo indefinido, pues recordó que el cese de actividades sería hasta el 20 de abril, fecha ya que se alargó para el día 30 del mismo mes “y así, sucesivamente”.

En puerta, Don Domingo dejó la feria de Texcoco que se celebra durante las vacaciones de Semana Santa; la Feria Nacional de San Marcos, en Aguascalientes, así como la edición 2020 de la feria de Puebla, las cuales se llevan a cabo en el primer semestre de cada año.

Se quedaron pendientes los eventos y también los anticipos que algunos de los ferieros otorgaron a los comités organizadores para apartar un lugar dentro de los recintos feriales.

La cancelación en Semana Santa nos pegó como no tienen una idea, para trabajar nos piden anticipos y no nos lo quieren regresar, perdimos ese dinero. Hay ferias que, si no mandamos nada, perdemos los lugares, en otras ferias dicen que se pueden mover las fechas y respetan el anticipo”.

Aunque la última opción de cambiar fechas es poco viable a criterio de Domingo Lira, pues argumenta que cuando alguna feria cambia, aunque sea algunos kilómetros de ubicación, la gente se pierde o no va, por lo que indicó que con la modificación de fechas pasará algo similar”.

Texcoco dice: vamos a hacer la feria en noviembre, pero en esa fecha está Mexicali, Mérida, y esas ferias ya las tenemos previstas año con año. Como puesteros, necesitamos ver cuál nos dejará más dinero, ver el signo de pesos”, concluyó.

Fotografía: Lorena Rosas



emh