ESTADOS

Se va a caer, miles marchan en contra de la violencia feminicida

En la vanguardia del contingente marcharon familiares de mujeres que han sido desaparecidas o asesinadas

  • GIOVANNY FLORES
  • 08/03/2020
  • 16:58 hrs
  • Escuchar
Se va a caer, miles marchan en contra de la violencia feminicida
En 2019, la PGJH inició 20 carpetas de investigación por presuntos feminicidios mientras que Seiinac registró 61 casos. (Foto: Giovanny Flores)

PACHUCA.- Hartas del machismo, con sed de justicia por los asesinatos en contra de ellas y furiosas por la impunidad, miles de mujeres salieron a las calles de Pachuca para exigirles a las autoridades y a la sociedad un alto a la violencia feminicida en Hidalgo y el país. Además, para anunciar que tirarán al sistema patriarcal.

La cita fue a las 10:00 de la mañana, desde temprano comenzaron a reunirse en la explanada de la plaza Independencia, al pie del Reloj Monumental. Poco a poco ese espacio comenzó a llenarse por todas las féminas que quisieron participar en la marcha.

Contingentes de familias, de mujeres jóvenes, de estudiantes y de radicales, todas juntas con un mismo fin: exigir justicia.

Lee más en LSR HidalgoAtención médica y asesoría jurídica, peticiones de mujeres en prisión

En punto de las 11:00 horas avanzaron. La  marcha cubrió toda la calle de Guerrero —una de las más transitadas y populares de la capital hidalguense— y nada las detuvo. Gritaron consignas, pintaron banquetas, cortinas y postes para dejar huella de su protesta, también llevaban, impresas en lonas, fichas de búsqueda de mujeres que no han sido localizada, como es el caso de Carla Donaji Téllez Valdez, quien desapareció desde la noche del 22 de septiembre de 2018 en Pachuca, al igual que decenas de mujeres más.

Al llegar a Plaza Juárez cerraron el tránsito vehicular y se organizaron para rodear con una cadena huma —todas las mujeres agarradas de las manos— la sede del Gobierno Estatal y hacer notar sus exigencias.

Unas, furiosas con el Estado, decidieron pintar el Palacio de Gobierno y romper los vidrios. Un dron de la Policía Estatal comenzó a volar para vigilarlas, pero, en un acto de sororidad, comenzaron a gritar: “fuimos todas, fuimos todas”, anunciándole a las autoridades que no dejarían solas a sus compañeras y que “si tocan a una, tocan a todas”.

ALZAN LA VOZ POR SUS HIJAS Y HERMANAS ASESINADAS Y DESAPARECIDAS

Con micrófono en mano, apoyándose de un altavoz y con el apoyo de todas, algunas decidieron alzar la voz y dar a conocer las desapariciones o asesinatos de sus familiares.

Carolina, hermana de Sandra Pérez Martínez, señaló que la expareja de su consanguínea, Eduardo Nube Romero, la golpeó y metió a la cajuela de su carro para llevársela, de acuerdo con testimonio de personas que presenciaron lo ocurrido. Los hechos sucedieron el 15 de diciembre del año pasado y su familia aún no sabe nada de Sandra.

Por su parte, Diana, hermana de Carla Sacnicté Peña, recordó que a su hermana la privaron de la vida el 12 de diciembre de 2019 y señaló como presunto culpable al exnovio, Fernando Llano Gutiérrez, quien, dijo, era director de seguridad aérea de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC).

Por lo que pidió justicia para su hermana, quien, señaló, tenía 35 años de edad y era una mujer “llena de vida”.

Mientras que la mamá de Sara Abigail Sabina Sandoval indicó que el 25 de agosto de 2019 privaron a su hija del derecho “más consagrado” en tratados internacionales: el derecho a vivir.

Señaló que su verdugo le arrebató la vida en su casa, en su recamara y la dejó muerta en su cama. Ella tenía apenas 22 años de edad.

Además, subrayó las fallas de las autoridades que han realizado las investigaciones. Primero, dijo, los peritos no cubrieron su calzado al entrar al domicilio y liberaron la zona del crimen la noche del crimen.

Solicitaron los videos del C5i debido a que por su casa, en la colonia El Cerrito, en Zempoala, hay cámaras de esta infraestructura de seguridad, que forma parte de la estrategia del gobierno estatal Hidalgo Seguro, y, dijo, se los negaron porque “no sirve”.

Después pidieron los vídeos de las carreteras cercanas para localizar un vehículo del presunto asesino, a los cuales accedieron, pero, señaló que no han sido analizados por las autoridades.

En cuanto a los agentes investigadores, consideró que “no cuentan con la vocación de servir”, pues señaló que fueron ellos (los familiares de la víctima) quienes les proporcionaron nombres y direcciones de personas que podrían aportar información para las indagatorias.

Las autoridades también tienen resguardado el teléfono móvil de Sara Sabina, pero dijo su madre que ni si quiera han solicita la orden de un juez para analizarlo.

“Con todos estos errores veo que realmente la justicia es para ellos, para lo de gobierno, para su gente, para los que los rodean.

Pido justicia para mi hija Sara Abigail Salinas Sandoval, porque ella era una joven con muchos proyectos y ese hombre no tenía ningún derecho a arrebatarle la vida ¡Justicia para Sarita!”, exigió.

Por su parte, la hermana de la víctima también alzó la voz y dijo: “Mi hermana no fue solamente víctima de un hombre, ha sido víctima de toda una sociedad. Esta sociedad que cosifica a las mujeres, que tolera a violencia de género, que tolera la violencia machista y que está llena de impunidad. Mi hermana sigue siendo víctima de las autoridades que no le dan justicia.”

LA IMPUNIDAD Y DIFERENCIAS ENTRE CIFRAS OFICIALES Y DE ORGANIZACIONES

LSR Hidalgo publicó el 22 de noviembre del año pasado que durante 2018 la Procuraduría General de Justicia estatal (PGJH) inició 20 carpetas de investigación por presuntos feminicidios, de los cuales solo se habían logrado hasta ese momento cinco condenas condenatorias en contra de los asesinos, mientras que de enero a octubre de 2019 se habían iniciado 17 investigaciones por este ilícito y no había ninguna sentencia, reconoció el fiscal Raúl Arroyo González.

Además, en todo 2019 la PGJH inició 20 carpetas de investigación por presuntos feminicidios mientras que la organización Servicios de Inclusión Integral y Derechos Humanos AC (Seiinac) registró 61 casos  de mujeres hidalguenses que murieron de forma violenta, 59 de ellas halladas en el estado.

De acuerdo con el recuento de noticias periodísticas de la organización, encontraron que 12 asesinatos fueron con arma de fuego, 11 anunciados por los medios de comunicación como presuntos suicidios y el resto son casos de víctimas  que fueron encontrados sus cuerpos en estado de descomposición, atados, calcinados o con huellas de violencia. Además, 23 casos fueron en espacios privados, principalmente casos; 29 en escenarios públicos como carreteras, terrenos baldíos, bajo puentes o en canales de agua; y del resto no encontraron información.

El código penal estatal señala como circunstancias para tipificar el asesinato de una mujer como feminicidio el que la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; que se le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones, previamente a la privación de la vida, o se realicen marcas infamantes o degradantes sobre el cadáver o que esté mutilado; que existan datos que establezcan que se han cometido amenazas, hostigamiento o aprovechamiento sexual, violencia o lesiones del victimario en contra de la víctima.

También  en caso de que cuerpo de la víctima sea expuesto o arrojado en un lugar público; que haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo al crimen; que haya existido entre el victimario y la víctima alguna de las siguientes relaciones: sentimental, afectiva, de confianza, de parentesco o de hecho; o h una relación laboral o docente que implique subordinación o superioridad.



emh