ESTADOS

Fracasan programas sociales porque no preguntan a beneficiarios

Estudio aplicado en 8 municipios de Hidalgo reveló que los “pisos firmes” y “baños dignos” son utilizados para objetivos diferentes como la cría de animales de traspatio

  • OLIVER GARCÍA
  • 27/08/2019
  • 10:28 hrs
  • Escuchar
Fracasan programas sociales porque no preguntan a beneficiarios
Al menos 16 comunidades en Hidalgo tienen mayor rezago (Foto: especial)

PACHUCA.- Debido a que las políticas públicas implementadas en zonas consideradas de alto rezago no contemplan la opinión de las autoridades locales ni habitantes, éstos utilizan los “pisos firmes” y “baños dignos” para objetivos diferentes como la cría de animales de traspatio; por ello, los indicadores de desarrollo se mueven, pero no necesariamente la calidad de vida mejora.

La doctora en Estudios de Población María Félix Quezada Ramírez señaló que un grupo de académicos visitó las 16 comunidades con mayor rezago del estado, según el Consejo Nacional de Población (Conapo) 2010, para conocer la perspectiva de los ciudadanos sobre el desarrollo.

Los indicadores que utilizan instancias como Coneval se avocan en la carencia de infraestructura básica, pero se omiten problemas como el intermediarismo en la venta de granos como el café, lo que impide incrementar los incentivos económicos de los productores.

Lee también en LSR HidalgoHasta 2020, concluirá proyecto para el Sincrotrón

Además, existe cacicazgo, pues algunos habitantes no son dueños de sus tierras, sino que ocupan algunas “prestadas” por una persona que también es dueño de la escuela o la tienda de la comunidad, señala la obra Reflexiones del desarrollo local y los contrastes del desarrollo en las localidades más marginadas de Hidalgo, presentada en la Feria Universitaria del Libro (FUL).

El Huizache, en Cardonal, es considerada como la segunda más marginada, pero habitan solo dos personas. Existe dificultad de acceso porque tuvimos que cruzar varios cerros y un río”, mencionó la docente.

Algunos eran beneficiarios de Prospera, Sin Hambre, 65 y más, así como el Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias, cuyo objetivo es modificar los indicadores; no obstante, no se contempla su cosmovisión, pues para ellos tiene valor la lengua indígena, pero si no pueden comunicarse en español y no fueron a la escuela son considerados analfabetas.

También son interesantes los contrastes. En una casa de la localidad El Veinte, en San Bartolo Tutotepec, pasaban los cables de alta tensión, pero en esa vivienda no había luz”, dijo.

NO SE SIENTEN MARGINADOS

Aunque la clasificación del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Pública (Coneval) o Conapo contempla porcentaje de población de más de 15 años que es analfabeta, viviendas sin agua entubada, sin sanitario exclusivo, sin energía, con piso de tierra, hacinamiento y hasta de dos salarios mínimos, los ponentes externaron que el concepto de “desarrollo” no es definitivo desde la perspectiva de los pobladores.

Cuando les cuestionaron sobre su condición a algunas familias, éstas respondieron que cuentan con terrenos heredados, animales y obtienen recursos de su medio, por lo que no piensan en abandonar sus zonas de origen. Asimismo, existen alternativas como celdas solares, estufas ecológicas o fosas sépticas para que mejoren su calidad de vida.

OTRO ACERCAMIENTO DE LA POBREZA

Guillermo Lizama Carrasco, del área de Ciencias Políticas, manifestó que se requieren mediciones que abarquen más dimensiones que la infraestructura, con una visión cualitativa que contemple la perspectiva del sujeto.

En el programa Oportunidades me tocó ver que se puso en marcha la entrega de batidos para las personas más marginadas, pero fracasó, se lo daban a los animales, porque en Latinoamérica estamos acostumbrados a comer alimentos, tortillas, frijoles, chiles, en su mesa, no tomamos un batido”, expuso.

Para el estudio se visitaron localidades de Tenango de Doria, Cardonal, Huehutla, San Felipe Orizatlán, Cuautepec, Zacualtipán, Tezontepec de Aldama, Molango y San Bartolo Tutotepec; esta última concentra nueve de los sitios más marginados.

La mayoría de los barrios visitados son extensiones de una comunidad más grande, por lo que dependen de esta y del delegado en su organización, faenas, festejos y trabajo colectivo por lo que las políticas deben tomar en cuenta las principales voces de sus localidades.

Foto: Oliver García

jgp