ESTADOS

Hidalgo, en la mira de Pemex para fracking

El Plan Quinquenal de la 4T contempla 10 bloques para fracking en el estado, tres menos que el proyecto peñanietista

  • SUSANA JIMÉNEZ
  • 28/08/2019
  • 21:00 hrs
  • Escuchar
Hidalgo, en la mira de Pemex para fracking
Hidalgo, Puebla y Oaxaca con yacimientos potenciales de hidrocarburo. (LSR)

PACHUCA.- Pese a que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha afirmado que no habrá fracking durante su administración, Pemex obtuvo la asignación de alrededor de mil hectáreas para la exploración de hidrocarburos en territorio hidalguense, y la cuarta revisión del Plan Quinquenal que hizo la 4T contempla 10 áreas disponibles para fracturación hidráulica, tres menos que el proyecto elaborado en 2015 por el gobierno de Peña Nieto.

Petróleos Mexicanos (Pemex) dispone de mil 82.85 hectáreas de terrenos ubicados en la Huasteca y la Sierra Otomí-Tepehua de Hidalgo para exploración de gas natural, de acuerdo con el estudio que elaboró Fundar: Las actividades extractivas en México, desafíos para la 4T, al corte de marzo de 2019.

El diagnóstico, publicado el 20 de agosto, refiere que Hidalgo, Puebla y Oaxaca forman parte de un bloque “que no es muy extenso” pero tiene yacimientos potenciales de hidrocarburo que se extienden a entidades vecinas.

El mapa elaborado por Fundar, con base en datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), indica que son susceptibles de estudiar y, posteriormente, licitar para extracción de gas natural territorios de Huautla, Huejutla, Atlapexco y Xochiatipan, que pertenecen a la Huasteca; y San Bartolo Tutotepec, Huehutla y Tenango, a la Sierra Otomí-Tepehua.

 De las más de mil hectáreas de terreno asignadas a la petrolera mexicana, 19.3 por ciento son para exploración, que se realiza mediante métodos como la sísmica 2D y 3D, gravimetría, magnetometría, electromagnéticos y muestras físicas, que sirven para obtener información del subsuelo.

 “La existencia de estos estudios es un elemento crucial para la posterior perforación de pozos exploratorios, pues a mayor cantidad y calidad de la información del subsuelo, menor incertidumbre y mayores probabilidades de éxito en el descubrimiento de hidrocarburos”, señala el diagnóstico.

El documento menciona que la explotación de hidrocarburos junto con la minería son las actividades económicas que más conflictos han generado entre las comunidades indígenas durante las últimas décadas.

Y pese a que los pueblos originarios son dueños de sus territorios, “el Estado se reserva la propiedad del subsuelo y lo concesiona a empresas que extraen sus recursos a cambio de beneficios marginales, en el mejor de los casos, pues éstas a menudo están sujetos al despojo y desalojo”.

ÁREAS PARA FRACKING EN HIDALGO

Solo tres bloques territoriales dispuestos para la extracción de hidrocarburo mediante fractura hidráulica en Hidalgo variaron entre el Plan Quinquenal de la administración de Enrique Peña Nieto, publicado en 2015, y la revisión elaborada por la Secretaría de Energía, a cargo de Rocío Nahle García.


Las áreas que no se contemplan en la actualización del mapa interactivo del plan quinquenal son los bloques 65, 68 y 75, que corresponden a superficies de 271, 297 y 309 kilómetros distribuidas en Hidalgo, Hidalgo y Veracruz, así como Hidalgo, Veracruz y Puebla.

Las 10 zonas para exploración y extracción del también conocido como gas shale se encuentran entre los límites de Hidalgo con San Luis Potosí y Veracruz, en terrenos de San Felipe Orizatlán, Huejutla, Huautla, Atlapexco, Yahualica y Xochiatipan.

Los bloques territoriales de Hidalgo etiquetados para subasta pertenecen al sector identificado como Tampico-Misantla, en la división: Campos Terrestres No Convencionales.