ESTADOS

La pugna por el poder entre Fayad y Sosa Castelán

Los últimos enfrentamientos entre el grupo político del gobernador y Morena, comandado por el Grupo Universidad han dado muestra de lo que se esperan los próximos tres años

  • ÁXEL CHÁVEZ / CORRESPONSAL
  • 05/08/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
La pugna por el poder entre Fayad y Sosa Castelán
El gobernador es emanado del PRI y Gerardo Sosa controla Morena (Foto: Especial)

La semana pasada, una serie de enfrentamientos entre priistas y morenistas dieron cuenta de lo que se esperan los próximos tres años, con Morena como primer fuerza en el congreso y el gobierno priista de Omar Fayad Meneses.

La aprobación de reformas que le daban a Fayad la facultad de obtener refinanciamientos a  la deuda pública sin tener que ser votado por los diputados ocasionó la toma del recinto legislativo y enfrentamientos entre policías y simpatizantes de Morena.

Morena toma Congreso de Hidalgo para impedir votación de reformas

Los militantes a cargo de Gerardo Sosa Castelán acusaron al gobernador de represor, y éste acusó al Grupo Universidad de violento.

Ambos grupos protagonizarán ‘encontronazos’ de este tipo en los tres años que durará la nueva legislatura, pero también son los años que le quedan a Fayad Meneses como mandatario estatal.

A través de Humberto Veras Godoy, exrector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), el grupo político del expriista Gerardo Sosa Castelán tendrá la coordinación del grupo parlamentario del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la LXIV Legislatura.

Morena, que sustituirá al Partido Revolucionario Institucional (PRI) como primera fuerza, cuenta con 17 de las 18 posiciones de mayoría relativa en el Congreso, al ganar el mismo número de distritos en las elecciones del primero de julio. Del total, nueve curules son para la estructura política de Sosa Castelán, quien mantiene el control de la UAEH después de cuatro décadas, tras ser líder estudiantil. 

El periodista Miguel Ángel Granados Chapa le llamó La Sosa Nostra, en alusión a la sociedad criminal siciliana La Cosa Nostra, por la violencia con la que se condujo la organización “porril” –según el hidalguense– que lideró. La carrera política de Gerardo Sosa acumula, además, acusaciones por atentados, traiciones y cacicazgo, debido al control que ejerce en la Universidad.

El oriundo de Acaxochitlán, un municipio rural con 75 por ciento de pobreza según Coneval, es líder del Grupo Universidad, un exbrazo político del PRI que, afirmó Granados Chapa en su libro Constancia Hidalguense (Grijalbo, 1999), nació con el apoyo del exgobernador Jorge Rojo Lugo, quien, en la década de 1980, utilizó a jóvenes estudiantes como instrumento de choque.

El origen es la extinta Federación de Estudiantes Universitarios (FEUH), la cual acumuló 170 averiguaciones previas por robo, lesiones y secuestro entre 1987 y 1988, de acuerdo con el recuento documental que el historiador Arturo Herrera Cabañas incluyó en su obra Política y Gobierno de Hidalgo.

Diputados de Morena frente al Congreso, acusan represión del gobierno

Humberto Veras es médico cirujano egresado de la UAEH, de la cual fue rector de 2010 a 2016.

En el último año de su gestión, la casa de estudios rindió un homenaje y concedió el grado de doctor Honoris Causa al expresidente del gobierno español José María Aznar, lo que provocó que escritores invitados a la XIX edición de la Feria Universitaria del Libro (FUL) declinaran su participación en el encuentro literario por el presunto apoyo que otorgó el exmandatario a las invasiones en Irak y Afganistán.

Asimismo, alumnos –que se agrupaban en un bloque denominado Coordinadora Estudiantil Universitaria, que se oponía al control ejercido por la sociedad estudiantil que, recriminaban, servía a los intereses del grupo político de la UAEH– acusaron que inhibió la participación en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (Icshu) tras el crimen de Ayotzinapa, por lo cual en una asamblea las rejas fueron cerradas con cadenas y se les impidió asistir a una marcha.

El primer round Fayad vs Sosa Castelán

Durante la semana, Morena, con sus diputados electos –incluidos los de la Universidad– acusó de represión al gobierno de Omar Fayad Meneses, y solicitó la destitución del responsable de la política interna, Simón Vargas Aguilar, al afirmar que ordenó el uso de la fuerza pública durante una protesta en el Congreso el 31 de julio.

Ese día, el último del periodo ordinario final de sesiones, los morenistas habían tomado la sede del Poder Legislativo al argumentar que el gobernador Omar Fayad Meneses, a través de la mayoría del PRI, pretendía restarle facultades a los asambleístas que fueron electos el primero de julio.

Sin embargo, tras un enfrentamiento entre la policía estatal y simpatizantes de Regeneración Nacional que dejó nueve lesionados –entre ellos la diputada local electa por Ixmiquilpan, Lucero Ambrosio Cruz–, y después de un cambio de sede por el cual legisladores fueron trasladados en un camión blindado, el Congreso estatal aprobó en la última sesión del periodo ordinario reformas que conceden facultades al Ejecutivo para el refinanciamiento de la deuda pública y modificaciones a la Ley Orgánica Legislativa.

La diputada electa de Morena, Lucero Ambrosio resultó lesionada

A la Torre Legislativa ingresaron –con el respaldo de la fuerza pública, quien lanzó gases lacrimógenos y usó escudos y toletes para dispersar a la gente– 18 de 30 diputados, quienes aprobaron el cambio de sede al argumentar que no había condiciones de seguridad. Posteriormente, fueron trasladados en el camión blindado con placas de circulación HG-347A-1, el cual fue parte de un convoy de 12 unidades más de la policía estatal, resguardados por motociclistas.

Al día siguiente, Fayad Meneses señaló al Grupo Universidad como responsable de los actos de violencia que se generaron en el Congreso, y afirmó que no está confrontado con Morena, “un movimiento social” que, dijo, respeta. Sin embargo, el líder estatal de este partido, Abraham Mendoza Zenteno, lo responsabilizó del uso de la fuerza pública y llamó represora a su administración.

El 2 de agosto, con la consigna “¡Fuera Fayad!”, simpatizantes del Movimiento de Regeneración Nacional protestaron en Palacio de Gobierno en Hidalgo y en la sede de la Comisión de Derechos Humanos del Estado (CDHEH), además de pedir la remoción del secretario de Gobierno, el coahuilense Simón Vargas, a quien el legislador federal electo por el distrito de Ixmiquilpan, Cipriano Charrez Pedraza, responsabilizó de enviar la fuerza pública a la Torre Legislativa.

Además, aseguró que él mandó corporaciones de seguridad a Ixmiquilpan el 5 de enero de 2017, cuando dos jóvenes fueron asesinados y, según el informe de la Procuraduría General de Justicia de la entidad –que inició una carpeta de investigación que posteriormente remitió a la fiscalía nacional–, hay indicios de que los responsables son agentes federales.

El gobernador Omar Fayad con parte de los diputados de la legislatura que está por terminar 

mvf