Opinión

¡Vamos a la marcha y el nueve, ninguna se mueve!

Las mujeres hemos luchado desde mucho tiempo atrás, hasta con nuestras vidas, para acceder a la libertad, a la vida en dignidad y a la justicia; así que, no nos feliciten | Diana Avilés

  • 04/03/2020
  • Escuchar

Ya estamos en el mes de marzo, mes en el que conmemoramos la lucha de las niñas, adolescentes y mujeres por el acceso a la libertad y a la justicia.

Me es importante iniciar recordando que el 8 de marzo no se celebra “la creación más bella del universo”, ni es un día para festejar, es más bien, una fecha que conmemora la lucha que niñas, adolescentes y mujeres han dado para acceder a una vida en dignidad, en libertad y justicia. No debemos olvidar a las obreras que, a inicios del siglo XX, murieron calcinadas (fueron asesinadas) en Nueva York, como protesta ante la negativa de mejorar sus condiciones salariales y las infames condiciones en las que laboraban. A ellas y a las miles de mujeres alrededor del mundo que no han dejado de exigir y de construir un mundo mejor para todas y todos.

Las mujeres hemos luchado desde mucho tiempo atrás, hasta con nuestras vidas, para acceder a la libertad, a la vida en dignidad y a la justicia; así que, no nos feliciten el 8 de marzo, mejor hagan lo que les corresponde para que por fin, dejen de asesinarnos, de torturarnos, de violarnos.

Tenemos todos los motivos para estar enojadas y para seguirnos manifestando, y cada vez somos más, todos los días muchas mujeres viven en el propio cuerpo las consecuencias de la desigualdad, de un país que nos odia y de un presidente indolente; la rabia y el miedo nos ha llevado a reencontrarnos con las otras, a caminar junto a las otras y a exigir de la mano de las otras.

Pero además, tenemos otro motivo para estar molestas, en los últimos días se han presentado múltiples acciones para “contribuir a la erradicación de la violencia contra niñas, adolescentes y mujeres”, algunas sin siquiera tener un trabajo, enfoque de derechos humanos o un compromiso real; por lo anterior, ante la creciente ola de las “nuevas feministas comprometidas con las mujeres” (personas e instituciones) que no hacen nada más que simulación, que les interesa acceder a un cargo público o con alguna otra intención alejada de los objetivos del 8 de marzo, es necesario estar atentas y rechazar cualquier manifestación que no contribuya a los objetivos que buscamos.

Así que yo les pido, mejor dicho, les exijo que respeten el trabajo que hemos realizado durante años, no se cuelguen de tan dolorosas situaciones en las que vivimos las mujeres para sacar provecho, y se los digo porque ¿qué creen?, la fecha es resultado de nuestra lucha, y las actividades del 8 de marzo las construimos las feministas y hay solicitudes muy concretas para esta fecha, que no permitiremos que se apropien.

Y, por último, a todas las mujeres (si, todas las que vayan sin color) ¡Vamos a la marcha! Es tiempo de estar unidas y fuertes. ¡El nueve, ninguna se mueve!

#8M

#NiUnaMenos

#SeráLey

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.