Opinión

Maldito dinero

Doce clubes se han revelado y han propuesto crear una Superliga en Europa, rompiendo los tradicionales esquemas que por décadas han manejado la UEFA y la FIFA

  • 19/04/2021
  • Escuchar

La codicia no conoce límites.

Puedes ser inteligente, crear tu propia empresa, ganar dinero, mucho dinero, y reconocimiento... pero a veces no es suficiente.

Eso le sucedió a Bernard Madoff, prominente financiero de Wall Street que pasó de ser un genio de las inversiones a un simple ladrón capaz de estafar a sus clientes durante más de veinte años. Cuando la justicia y el sistema detectaron sus malos manejos, ya adeudaba entre 57 y 65 mil millones de dólares.

Es difícil comprender por qué un magnate pierde los estribos por ganar más billetes.

¿Locura? No, para nada...

Al menos no es el caso de los doce clubes que han propuesto crear una Superliga en Europa, rompiendo los tradicionales esquemas que por décadas han manejado la UEFA y la FIFA.

Real Madrid encabeza el proyecto con su presidente, Florentino Pérez, al timón, apoyado por los españoles Barcelona y Atlético de Madrid; los italianos Milan, Juventus e Inter de Milan; así como los ingleses Liverpool, Chelsea, Manchester United, Manchester City, Arsenal y Tottenham.

Su objetivo es crear una competición propia, donde sean ellos quienes manejen todo el negocio, calculado en más de tres mil 500 millones de euros.

Para cumplir con su propósito, planean invitar a otros ocho equipos a compartir el botín.

La UEFA y la FIFA han cerrado filas y amenazan con sancionar no solo a los clubes participantes sino también a los futbolistas, negándoles la opción a jugar en su selección nacional. Héctor Herrera, del Atlético, sería el único jugador mexicano afectado en ese sentido.

Esta nueva guerra en el Viejo Continente tiene un solo trasfondo: el maldito dinero.

Por años, los clubes más populares han manifestado su desacuerdo por arriesgar sus inversiones en torneos donde apenas las comparten migajas del pastel.

El ejemplo más claro: este año, el ganador de la Champions League recibiría poco más de 100 millones de euros en premios.

La Superliga, en cambio, daría 250 millones de euros a su ganador en el año 2022.

Dicho de otra manera, estos doce equipos se están revelando contra las instituciones que actualmente manejan las millonadas que se cobran en patrocinios y derechos de televisión.

Hay varias reflexiones en el camino.

Jürgen Klopp, brillante entrenador del Liverpool, hace dos años dijo que no le veía sentido a una competencia donde siempre jugasen los mismos, quitando a clubes pequeños la oportunidad de competir y mantener esa magia del futbol por igualar a chicos y grandes.

Ander Herrera, futbolista español del PSG, también ha salido a defender la esencia de un juego popular. "Me enamoré del futbol de aficionados, del sueño de ver al equipo de mi corazón competir contra los más grandes. Que los ricos no roben lo que el pueblo creó", escribió en sus redes sociales.

La batalla comienza entre los señores de pantalón largo pero tarde o temprano habrá un acuerdo entre ellos. Así de común, corriente y maldito es el dinero.

REMATE

Bernie Madoff murió la semana anterior en una cárcel de los Estados Unidos, donde cumplía una condena de 150 años por fraude. Perdió a su familia, perdió su negocio y también su fortuna personal, valuada en 650 millones de dólares, por una ambición desmedida.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.