Opinión

Debimos nacionalizar a Cabinho

Los tiempos cambian y las leyes deben adaptarse a ellos… aunque nos cueste comprenderlo | Omar Pérez Díaz

  • 06/07/2021
  • Escuchar

El pasado 30 de junio, el Congreso Estatal aprobó despenalizar el aborto y permitir la Interrupción Legal del Embarazo, iniciativa que provoca polémica en diversos círculos de nuestra sociedad; en cambio, la noticia fue celebrada por grupos feministas que pugnaron durante mucho tiempo por tener este derecho.

Hidalgo es el tercer estado que logra dicha reforma junto con Ciudad de México y Oaxaca.

Veinticuatro horas más tarde, otra decisión mucho menos relevante (el futbol es la cosa más importante de las menos importantes, dice Menotti) también levantó una polvareda en los medios: Rogelio Funes Mori fue convocado a la Selección Nacional para la Copa de Oro.

En este país nos fascina desgarrarnos las vestiduras, máxime si hay otro paisano como Javier “Chicharito” Hernández, quien es ignorado por el entrenador Gerardo Martino cuando atraviesa una racha goleadora en el Galaxy de Los Ángeles.

No es la primera ocasión que esto sucede, ni será la última.

En 2002, Gabriel Caballero también obtuvo su naturalización y fue llevado por Javier Aguirre al Mundial de Corea-Japón. También hubo voces en contra porque José Antonio “Tato” Noriega atravesaba un buen momento y jugaba en la misma posición.

El “Vasco” Aguirre se sostuvo. Confiaba plenamente en el argentino, a quien dirigió dos años en el Pachuca y conocía perfectamente. Pocos recuerdan que Jesús “Cabrito” Arellano no podía alinear en el primer partido del Mundial por una expulsión; era necesario un volante por derecha para ese objetivo específico.

Otras polvaredas causaron luego los llamados de Guillermo Franco y Antonio Naelson “Sinha” por parte de Ricardo LaVolpe; sin olvidar las efímeras convocatorias de otros ex Tuzos: Christian “Chaco” Giménez o Damián Álvarez.

Aunque la ley les otorgue a esos futbolistas las mismas facultades y obligaciones que a cualquier otro ciudadano mexicano, hay todavía quienes pretenden discriminarlos por su origen.

Funes Mori anotó en su debut durante el duelo contra Nigeria pero se le va a exigir más, mucho más.

Y miren que Rogelio se ha esforzado igual que otros seleccionados desde niño, pues a los diez años de edad, cuando vivió como ilegal en los Estados Unidos, obligado por la crisis en Argentina que separó un tiempo a su familia.

En 2015 firmó con Monterrey, donde se adaptó y demostró su calidad como delantero, la misma que lo ha llevado al Tricolor.

Haga memoria. Pregúntese a qué jugador extranjero de otra época se debió nacionalizar. Hay uno por encima de todos: Evanivaldo Castro, “Cabinho”.

El brasileño era un desconocido en su país pero en México fue un artillero fantástico. Tal vez con él, la Selección hubiera evitado el ridículo en el Mundial de Argentina 78’ o hubiéramos calificado al Mundial de España 82’…

Nunca lo sabremos porque eran otros tiempos y el patriotismo en el futbol se interpretaba a rajatabla.

Eso se acabó como igual debe suceder con la absurda discusión sobre la presencia de Rogelio Funes Mori en la Selección.

Bien decía la cantante Chavela Vargas, quien vio su primera luz en Costa Rica, “los mexicanos nacemos donde nos da la chingada gana”.

REMATE

Emocionadas hasta el llanto, a las puertas del Congreso de Hidalgo, mujeres de diversos grupos feministas celebraron la Interrupción Legal del Embarazo afirmando: “ya nos la debían”, recordando que esta iniciativa de ley espero aprobación desde el año 2019. Y tienen razón.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.