Opinión

Un aliado que hace lo que puede

Es una característica de la LXIV Legislatura del Congreso de Hidalgo: desacatar y evadir responsabilidades | Arturo Copca

  • 08/06/2020
  • Escuchar

El pasado 2 de abril, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), por decisión unánime, aprobó el acuerdo  INE/CG83/2020, donde, de manera tacita y contundente, ejerce la facultad de atracción para efecto de suspender temporalmente el desarrollo de los procesos electorales locales en Coahuila e Hidalgo, y posponer la fecha de la jornada electoral, con motivo de la pandemia covid-19, en el entendido de que los actos llevados a cabo por esta autoridad y los OPL, deben gozar de definitividad, salvo que fueren revocados o modificados por los tribunales electorales competentes.

A partir de esta fecha el INE y los OPL locales de Hidalgo y Coahuila asumieron llevar las riendas de un problema que en esencia se presume no les compete, pero en virtud de un Congreso federal en espera de indicaciones del Ejecutivo y un Congreso local sumido en una lógica de la defensa de los ducados, no asumen sus responsabilidades por las que fueron electos.

El INE ejerce la facultad de atracción con base al artículo 41, así mismo la define como una atribución para atraer a su conocimiento cualquier asunto de los organismos públicos, cuando se tenga la intención de sentar un criterio de interpretación para situaciones futuras, de esta manera el consejo general puede captar cualquier asunto de la competencia de los órganos electorales locales, por lo tanto: ¿en dónde se encuentra la facultad del instituto electoral de Hidalgo para suspender un proceso electoral ? ¿y cómo el INE puede atraer algo que no existe?

El congreso de Hidalgo nuevamente se queda mirando sin tratar de resolver el problema de suspender un proceso electoral mediante un decreto y su aliado, el Instituto Estatal Electoral hace lo que está a su alcance.

No obstante, es una característica de la LXIV Legislatura: desacatar y evadir responsabilidades.

Se debe recordar que en diciembre del año pasado se le ordenó al Poder Legislativo en el estado que realizara una consulta indígena, actualmente en esta etapa del año se escuda (como todo procedimiento burocrático) con el problema sanitario mundial, pero la pandemia y la suspensión de actividades esenciales se realizó en el tercer mes del año, tiempo suficiente de enero a marzo para iniciar con los preparativos y protocolos para la implementación de una consulta indígena estatal y no ha trabajado en ello. Ahora, nuevamente solo mira pasar el problema de suspender los comicios que al parecer no sabe que le toca resolver.