Opinión

Tuzos: doble crisis

El Club Pachuca dejó de recaudar alrededor de 30 millones de pesos por concepto de taquilla en lo que va de la pandemia | Omar Pérez Díaz

  • 09/03/2021
  • Escuchar

La pesadilla del futbol mexicano comenzó hace un año. Justo a mediados de marzo, la Liga MX decidió interrumpir el Torneo Clausura 2020 a causa del coronavirus. La pandemia golpeó a la humanidad como no se registraba desde la Segunda Guerra Mundial.

La vacuna es una pequeña luz al final del túnel pero los estragos están hechos.

La pérdida en vidas humanas superan los dos y medio millones; a nivel económico, cada negocio hace el recuento de sus daños.

Jesús Martínez Patiño, presidente del Grupo Pachuca, reveló que el club hidalguense dejó de recaudar alrededor de 30 millones de pesos por concepto de taquilla. Equivale a un 20 o 15 por ciento del dinero que recauda la entidad tuza cada temporada. "Vendemos los boletos más baratos del país porque estamos en un estado pobre", explicó el directivo.

Los derechos de televisión, los patrocinios y la venta de jugadores generan los mayores ingresos para el club.

Frente a la caída económica que impactó al futbol (la FIFA calcula que se perdieron 12 mil millones de euros en ingresos) cada equipo del mundo tomó medidas similares: bajar el costo de su nómina y evitar contrataciones costosas, por ejemplo.

Pachuca arreglo con sus futbolistas una reducción de salario. Hubo negociaciones que no llegaron a buen término como sucedió con el delantero histórico Franco Jara y con el volante Rubens Sambueza, quienes salieron del plantel.

Casi al mismo tiempo, firmaron un contrato con el entrenador uruguayo Paulo Pezzolano hasta diciembre de 2022.

Grupo Pachuca encaró también el shock financiero soltando a Mineros de Zacatecas, y ajustando presupuestos en León y Everton de Chile, frenando su plan de crecimiento.

"En el Grupo las utilidades siempre se reinvierten; por ejemplo, si se gana en Pachuca y en León, invertimos para crecer en Everton; nunca tomamos dinero porque apoyamos proyectos en conjunto", apuntó también Martínez Patiño.

Sobre esa línea, los planes eran impulsar el nuevo estadio en León y el campus Universidad del Futbol en Guanajuato; sin embargo, la situación actual, complica la proyección.

Lo que nadie pronosticó es que los Tuzos tendrían una crisis deportiva.

Hoy, el equipo está en penúltimo lugar de la clasificación con siete puntos de 30 posibles y antes de la victoria del lunes ante Xolos, acumuló la peor racha de su historia: once jornadas sin ganar.

En medio de las restricciones sanitarias, la afición blanquiazul manifiesta su molestia ante los pésimos resultados incendiando las redes sociales. Piden la destitución de Pezzolano como entrenador, incluso del director deportivo, Marco Garcés.

Nunca la Liga MX había llegado a diez jornadas con todos los entrenadores que iniciaron el torneo en su puesto.

¿Qué sucede? Los clubes no pueden darse el lujo de gastar varios millones de pesos en liquidaciones.

En este contexto, Pachuca se dirige a la peor campaña de su historia, con una directiva maniatada por el tema económico y un técnico que no encuentra soluciones.

Encima, Andrés Fassi, vicepresidente deportivo que hizo de los Tuzos una potencia, lidia con sus propios apuros en Talleres de Argentina, Atenas de Uruguay y otro proyecto en Europa.

Las turbulencias ocasionadas por esta tormenta van a continuar, mejor abrocharse los cinturones.

REMATE

Expertos en gestión de crisis sugieren encarar la problemática con sangre fría y cinco pasos: 1.- Detectar el problema, 2.- Identificar los factores externos e internos responsables de la crisis, 3.- Plantear estrategias de solución, 4.- Ejecutar las medidas, y 5.- Darles seguimiento. ¿En qué punto cree usted que esté el Pachuca?

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.