Opinión

Seguimos sin ombudsperson

Quienes han estado al frente de la Comisión de Derechos Humanos estatal no han sido los defensores del pueblo que Hidalgo necesita | Diana Avilés Quezada

  • 10/01/2022
  • Escuchar

A quién le importan los derechos humanos, si ya está aquí la contienda por la gubernatura del Estado de Hidalgo; antes de eso, la aprobación del presupuesto 2022 y otras tantas más.

Al menos a las y los diputados de la LXV legislatura del Congreso de Hidalgo parece no interesarles, pues desde el pasado 17 de noviembre del 2021 que se aprobó la convocatoria con las bases para elegir a la o el nuevo titular de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), el cierre de la misma el 8 de diciembre, las entrevistas a las y los aspirantes el 16 del mismo mes;  la penosa (pero no desastrosa) votación que casi favorece al actual presidente interino y exprocurador; así como de las múltiples manifestaciones a nivel local y nacional de activistas, personas defensoras, colectivas y organizaciones de la sociedad civil, rechazando la llegada de Lara, todavía no tenemos noticias de la titularidad de la CDHEH.

En un hecho histórico, por primera vez las y los diputados regresaron a la Comisión Permanente de Derechos Humanos y Atención de las Personas con Discapacidad del Congreso del Estado un dictamen para elegir a la nueva ombudsperson, mismo que contenía tres perfiles, pues la persona más votada, no alcanzó las dos terceras partes.

Ante lo anterior, la Comisión ya mencionada no ha dado señales de trabajo, pues aún no hay nuevo dictamen para elegir a quien deberá presidir la CDHEH los próximos 5 años. Seguro se están tomando su tiempo, pues ya les quedó claro que el espacio que se va a elegir es muy importante y, además, debe ser contrapeso a las instituciones del estado.

Y hablo de contrapesos pues para eso fue creada la Comisión, pero no lo ha sido, muy a pesar de los esfuerzos. Se ha quedado corta en el cumplimiento de objetivos y mucho puede ser por las formas en que los titulares han llegado ahí y los compromisos políticos que han tenido con el ejecutivo de nuestro estado.

Quienes han estado al frente de la CDHEH no han sido los defensores del pueblo que Hidalgo necesita, por ello, es fundamental que quién llegue a la titularidad sea una persona emanada de la sociedad civil organizada, que no tenga compromisos políticos y que tenga experiencia en la promoción, defensa, investigación y educación de los derechos humanos, además de un equipo de personas profesionales comprometidas y capacitadas, para que se mueva su estructura, cambie su rumbo y se priorice a las víctimas.

Ante esto, no es una decisión fácil la que deben tomar las y los diputados, quizás por esto la tardanza, pues están ante la posibilidad de seguir las prácticas de siempre o demostrar que en realidad las y los hidalguenses somos prioridad y que se está haciendo política de manera distinta.

Ojalá nos den una sorpresa pues, sería una vergüenza que colocaran a en un espacio de tan importante y necesaria labor a alguien que haya sido señalado por las víctimas y por las propias instituciones, a alguien que no sea persona defensora de derechos humanos.

Pero, como ya dije, quizás algunas y algunos de quienes están ocupando los curules en el Congreso, hagan la diferencia y dejen de lado la política rancia que tanto daño le ha hecho a Hidalgo. Mientras tanto, seguiremos en espera activa, reflexionando, acompañando, señalando, criticando... defendiendo los derechos humanos de las y los hidalguenses.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.