Opinión

¿Qué hizo El Chicharito?

Más temprano que tarde sabremos la razón del veto en la Selección Mexicana a Javier "Chicharito" Hernández. Los secretos no son eternos | Omar Pérez Díaz

  • 24/06/2021
  • Escuchar

La noche del viernes seis de septiembre de 2019 fue como muchas otras de ensueño para la Selección Nacional Mexicana: goleó 3-0 sobre su similar de Estados Unidos, en Nueva Jersey, con goles de Javier “Chicharito” Hernández, Erick Gutiérrez y Uriel Antuna.

El ciclo del técnico Gerardo Martino relucía con triunfos y buenas actuaciones, pero no hay felicidad que dure…

Al día siguiente, los jugadores tuvieron mañana y tarde libres con una condición: debían estar puntuales a la cena porque el 8 de septiembre volaban a San Antonio, Texas, donde les esperaba otro amistoso contra Argentina.

Varios ocuparon ocasión para ir a divertirse a un bar. Memo Ochoa, Miguel Layún, Héctor Moreno, Marco Fabián y el mismo “Chicharito”. Nada del otro mundo, aparentemente.

Ese viaje a la Gran Manzana marca un antes y un después para el Tricolor.

Argentina vapuleó 4-0 al cuadro verde pero la situación se tornó en escándalo cuando los videos del “brunch” al que acudieron los seleccionados circularon en las benditas redes sociales con un ingrediente extra: había modelos como Keyla Caputo y María del Mar Molar que, casualmente, también publicaron fotos de un fugaz viaje a San Antonio, incluida asistencia al juego de México.

Las especulaciones no se hicieron esperar al tiempo que los futbolistas se deslindaban de cualquier indisciplina y las chicas borraban la evidencia de sus perfiles. Igual se esfumó la cuenta @botinerasmun1 que difundió detalles de esa tarde en el bar neoyorquino.

Evidentemente, ahí se rompió la armonía del plantel.

Chicharito” y Marco Fabián no volvieron a ser convocados.

Cuatro meses después, celebrando el título con Monterrey, Miguel Layún habló de una “traición” y “puñaladas por la espalda” por parte de quienes consideraba amigos en la Selección. Tampoco ha vuelto a pisar la cancha con el Tricolor.

Al parecer, un empleado de logística que acompañó al equipo en la gira fue despedido por gestionar boletos de avión y habitaciones en San Antonio para las amigas que estaban en el bar de Nueva York.

¿Esto fue lo que molestó tanto al grupo? ¿O que se hiciera público?

Medios que cubren a la Selección lo saben: no es la primera fiesta que se registra en un viaje por Estados Unidos.

Tal vez esta anécdota ya se la hubiera llevado el viento de no ser por el resurgimiento del “Chicharito” Hernández en la MLS justo ahora que el “Tata” Martino decide llamar por primera vez a Rogelio Funes Mori, delantero argentino recién naturalizado. La controversia inunda los medios.

¿Organizar esa salida en Nueva York provocó el veto a Javier?

Martino lo niega. Los líderes de la Selección permanecen callados.

Han sido tiempos muy duros para el atacante consentido de la afición.

En dos años discutió por dinero con directivos de la FMF; murió su abuelo, el gran Tomás Balcázar; perdió el piso al autonombrarse “leyenda del futbol mexicano”; además, se divorció antes de cumplir su segundo aniversario de matrimonio.

El colmo para el “Chicharito” es no entrar en los planes rumbo a Qatar 2022.

Sí, el máximo goleador en la historia de Selección Nacional hoy no es bien visto ahí.

REMATE

El futbol tiene sus códigos. Uno de ellos es guardar silencio sobre todo lo que sucede al interior del equipo entre jugadores y cuerpo técnico; sin embargo, los secretos no son eternos. Más temprano que tarde sabremos la razón del veto tricolor a Javier Hernández.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.