Opinión

¿Por qué Hugo no dirige?

El último encuentro que Hugo Sánchez dirigió fue en noviembre de 2012. Los Tuzos vencieron 2-1 a Jaguares pero no les alcanzó para calificar | Omar Pérez Díaz

  • 03/06/2021
  • Escuchar

La primera vez que Hugo Sánchez entró a un vestidor como entrenador llegó con videograbadora y televisión. Reunió a los jugadores frente a la pantalla para que vieran un video con los 38 goles que anotó, a un solo toque, en la Temporada 89-90 con el Real Madrid.

"¡Este soy yo!", les decía a sus pupilos, quienes se miraban entre sí, divertidos, tratando de adivinar el motivo de aquella presentación.

El mejor futbolista mexicano de la historia, sin embargo, sentía indispensable afirmar esos logros ante su plantel porque la mayoría nunca lo vio en activo.

Actitudes de esta clase nos conducen al mito griego de Narciso, el joven engreído que se enamoró de su propia imagen.

Una década pasó Hugo entre los banquillos de Pumas, Almería (España), Selección Nacional, Necaxa y Pachuca.

El último encuentro que dirigió fue el 10 de noviembre de 2012. Los Tuzos vencieron 2-1 a Jaguares pero no les alcanzó para calificar, así que luego de cinco triunfos, seis empates y seis derrotas, la directiva tuza lo despidió.

"Hugol" sigue dolido por aquella desilusión, según dijo en El Chiringuito, el programa de futbol más visto de España. El motivo de su presencia en ese foro tenía otra intención: postularse, una vez más, a ser entrenador del Real Madrid.

Para su desgracia, horas antes, el club merengue había tomado la decisión de contratar al italiano Carlos Ancelotti.

Todos en ese programa lo sabían, incluido el propio Sánchez Márquez, quien apenas pudo disimular el ridículo mediático al que se expuso.

Cuando Pachuca rescindió su contrato, Jesús Martínez le recomendó olvidarse de la agitada existencia como técnico y cuidar mejor su estatus como figura mundial, cultivando el respeto y admiración como embajador del futbol mexicano.

Más de ocho años han pasado desde entonces y no hay espacio para Hugo por más que se ha auto-propuesto para ir a Chivas, Cruz Azul y, por supuesto, el Madrid.

"Estoy listo", reiteró frente a las cámaras.

La pregunta es: ¿está calificado para semejaste labor?

Hugo resaltó que es analista en ESPN y "ve mucho futbol", sin embargo, en este negocio, todo se sabe: desde su título como técnico obtenido en Nicaragua hasta su nula presencia en campos europeos de entrenamiento, cursos de actualización, ni metodología o aspectos similares que abarca el balompié actual.

Alfonso Portugal, añeja figura de Pumas y ex suegro de Hugo, fue quien le sugirió hace treinta años dedicarse a entrenar "para trasmitir su experiencia" a las nuevas generaciones", reveló el mismo Pentapichichi.

Convencido de su propia e indiscutible calidad... como delantero, optó por ese camino. Tuvo éxitos con el apoyo del argentino Sergio Egea, quien era su auxiliar y encargado de preparar los trabajos en la cancha.

Hugo vino a Pachuca sin ese respaldo y, aunque el club era portada todas las semanas a nivel nacional, el resultado fue ver la peor versión táctica de los Tuzos. Esa fue la razón de su despido.

Su presumida personalidad le sigue jugando en contra a nuestra máxima figura.

En 2019, antes de la pandemia, cenando con directivos mexicanos, Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, soltó sobre Hugo y sus aspiraciones: "sigue pensando que es futbolista".

REMATE

Cuenta el mito que Narciso, absorto en la contemplación de su belleza, terminó ahogado en un remanso de agua que reflejaba su imagen. En el futbol moderno ya es imposible vivir del pasado.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.