Opinión

No fue, pero será

La SCJN tuvo la oportunidad histórica de abrir paso al derecho al aborto de las mujeres en todo el país | Diana Avilés

  • 10/08/2020
  • Escuchar

Tenía la esperanza que esta columna iba a ser para festejar el logro histórico de las compañeras defensoras, activistas y organizaciones de derechos humanos en Veracruz por el voto positivo de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a la sentencia presentada por el Ministro José Luis González Alcántara Carrancá, al amparo que consideraba la omisión legislativa en el tema de la Interrupción Legal del Embarazo; lamentablemente no fue así.

El pasado miércoles 29 de julio la SCJN tenía la oportunidad histórica de abrir paso al derecho al aborto de las mujeres en Veracruz y en todo el país, desafortunadamente esto no pasó, enfocando la casi nula discusión, en los aspectos de forma, es decir, su voto en contra fue a los términos propuestos por el proyecto, argumentando que no cumplía los requisitos del procedimiento y no de fondo, es decir, no se posicionaron sobre la despenalización del aborto en el Estado de Veracruz, por tanto, se turnó al Ministro Jorge Mario Pardo para la presentación, discusión y votación de un nuevo proyecto.

Sin embargo, debemos recordar que esta discusión se da después de varios años en los que las compañeras activistas, colectivas y asociaciones civiles han dado en el estado de Veracruz una larga lucha por el reconocimiento y acceso a los derechos humanos de las niñas, adolescentes y mujeres veracruzanas; sobre todo de los derechos sexuales, los derechos reproductivos y el derecho a vivir libres de violencia.

Todo lo anterior, a través de diversas acciones públicas y legales, entre ellas, visibilizar que entre 2009 y 2013 se registraron para su estado 53 mil 360 nacimientos en los que las madres eran menores de 18 años; además de presentar la solicitud de Alerta de Violencia de Género (AVG), mecanismo de la Ley de Acceso en dos ocasiones, mismas que fueron declaradas; y posterior a la declaración de la segunda AVG y a las omisiones del Estado de Veracruz, interponer un amparo por la omisión de modificar el marco normativo que es discriminatorio y violatorio de derechos humanos, mismo que fue otorgado por un juez veracruzano. Todo lo anterior, como antecedentes a la sustracción por parte de la SCJN y lo acontecido el 29 de julio.  

Me es absolutamente necesario reconocer el esfuerzo de mis compañeras de Justicia, Derechos Humanos y Género A.C., Católicas por el Derecho a Decidir A.C., la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, A.C., Academia, Litigio Estratégico e Incidencia en Derechos Humanos A.C, Colectivo Akelarre A.C, Colectivo Feminista Xalapeño A.C y del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) por su compromiso y trabajo en pro de los derechos de las niñas, adolescentes y mujeres veracruzanas.

Reconozco que estas no han sido las mejores semanas para las feministas y para el movimiento de los derechos humanos de las mujeres en México. Sin embargo, no nos hemos caracterizado por detenernos, al contrario, mientras más se dedican a negarnos los derechos, más nos aferramos en la construcción de un mundo donde no haya mujeres de primera, de segunda o de tercera, sino uno donde accedamos a todos los derechos, donde seamos libres.

Y les recuerdo: no fue, pero será.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.