Opinión

Los DDHH de los NNA en pandemia

La pandemia vino a violentar el derecho a una vida digna, a la seguridad, a la educación, a la salud y a la participación | Anahí Alejandra Landa

  • 04/08/2021
  • Escuchar

Cuando inicio la pandemia y mi hijo se quedó en casa, la verdad sentí alegría pues sentía que él estaría seguro en mi hogar, pero nunca me imaginé el impacto social a nivel mundial de toda una generación ocasionado por el coronavirus.

Es cierto que en casa los niños no están tan expuestos a la enfermedad del covid-19, pero también hay quienes al permanecer en casa están expuestos a otras problemáticas que se viven en la familia. Como la violencia intrafamiliar o en hogares de escasos recursos que al mandar al niño o niña a la escuela les garantizaban el alimento al ser una escuela con comedor comunitario; o la madre trabajadora que al llevar a su hijo, podía ir a trabajar.

La pandemia vino a violentar el derecho a una vida digna, a la seguridad, a la educación, a la salud y a la participación.

Al no garantizar una educación de calidad, o tan solo el derecho a la educación, al juego con sus semejantes, a una vida digna, ¿qué preparación tienen para un futuro?

Las madres, padres y acompañantes de los niños doblan esfuerzos porque realicen las actividades que el o la docente deja para los niños, pero a los padres nadie les asesora o enseña. ¿Qué debe de ser capaz su hijo o hija de hacer de acuerdo a su edad? ¿Cómo enseñarles a leer, escribir o realizar algún problema matemático? Incluso hay padres que no tienen la paciencia de enseñarles.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) señala que el 49.6 por ciento de la población menor de 18 años se encontraba en situación de pobreza en 2018 (19.5 millones de personas) y el 9.3 por ciento (3.7 millones de personas) en pobreza extrema en ese mismo año, de acuerdo con la más reciente medición multidimensional de la pobreza.

Ese 49.6 por ciento de la población está expuesta a que no tengan la posibilidad del acceso a internet y que ahora, con la digitalización de la educación, se acrecienta la brecha digital y hace más palpable la problemática de la educación y pobreza en México.

Comparto comentarios con otras madres y una situación en la que coincidimos todas es el uso del celular, muchas por realizar sus actividades laborales les damos el celular para que nos permitan laborar en casa, sabemos que está mal porque los niños hoy en día presentan un problema de cambios de humor, de desinterés y están expuestos a miles de videos en Youtube.

La verdad, no quisiera ser tan pesimista y personalmente he tratado de controlar los tiempos de cada actividad, de dirigir las dinámicas de juego y de enseñanza, descargar aplicaciones que restringen la accesibilidad a aplicaciones y a cierto contenido en Youtube como Familylink o Youtube Kids y que también tenga aplicaciones educativas.

Madres y padres de familia: ¿qué están haciendo con la educación y desarrollo de sus hijos? Está en nuestras manos el modelaje completo de toda la generación de niños, niñas y adolescentes (NNA), creo que quien puede garantizar que sus derechos no se vean tan violentados somos los padres, madres y tutores.

Nadie nos enseñó a ser padres o madres y mucho menos cómo enseñarles. Buscar ayuda, ya sea un profesional, un video educativo, un familiar y hasta otro tutor es válido y necesario.

Sé que con la pandemia ahora el esfuerzo es doble, pues hay que laborar, asegurar el alimento y la limpieza de nuestras casas, además de estar al pendiente de nuestro hijo o hija. Pero se han puesto a pensar ¿cómo les influirá a ellxs la escaza socialización? Que sean educados en línea, que no puedan jugar con muchos niñxs, que no tengan tanto contacto físico, ni estimulación emocional; pero díganme: ¿Qué acción podemos realizar para disminuir que se vean afectados? ¡Se tratan de nuestros hijxs, de nuestra infancia!

Todos los NNA pasaron de grado escolar sin asegurar un aprendizaje. ¿Qué más podría hacer el gobierno? ¿Qué problema educativo se está generando? Me preocupa, por eso expongo ésta parte de mi cotidianidad y seguro habrá más personas que vivan lo mismo.

Me gustaría leerlos en los comentarios de la columna. ¿Qué están haciendo por la educación de su hijx? ¿Cómo hacen frente a los retos cotidianos en casa? ¿Qué observan en sus hijos e hijas? ¿Qué opinan de la situación educativa?

Neta, se requiere poner atención a nuestros infantes, dedicarles tiempo, estar en comunicación y buscar formas y espacios para que sus derechos sean respetados y garantizarlos. Gracias por leer y por compartir sus experiencias.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.