Opinión

Las OSC en la efervescencia política actual

El llamado a las organizaciones de la sociedad civil de Hidalgo es construir una postura clara que abone a la democracia | Rafael Castelán

  • 23/09/2021
  • Escuchar

Son momentos de efervescencia política en Hidalgo. Los tiempos para definir las candidaturas a la gubernatura del estado ya están aquí. Publicidad pagada por las redes sociales, foros y encuentros con actores públicos, salir en las fotos, que el nombre aparezca en las notas. Así se unen y reúnen personas, grupos, organizaciones legalmente constituidas y colectivos para adherirse a alguna candidatura en su momento.

Todas las personas, sin importar su condición, tenemos el derecho a la organización y a la participación, eso establece el Artículo 9 de nuestra Constitución Política, siempre y cuando el objetivo sea lícito; el problema, en esta efervescencia política, radica en la perversión, uso y manoseo que se hace de figuras civiles, comúnmente llamadas organizaciones de la sociedad civil (OSC).

Para muestra un botón: entre las y los suspirantes a la gubernatura del Estado, está el preferido por la administración estatal actual, que lo consciente con publicidad disfrazada de noticias que son transmitidas en el canal de televisión y las estaciones de radio de la transmisora pública estatal; en estaciones de radio privadas se dedican tiempos de hasta media hora hablando de este personaje y de todo lo “maravilloso” y los resultados que tiene como presidente municipal de Mineral de la Reforma.

Éste político, desde hace años, inició una organización de la sociedad civil, conocida como “Fundación Tú y yo creciendo juntos A.C.”, que distribuye despensas, regala trajes, “sanitiza” escuelas y ha inaugurado hasta “centros terapéuticos” en todo el estado. Seguramente ha beneficiado a muchas personas; lamentablemente estas “ayudas” no son ingenuas, tienen en sí mismas la carga proselitista.

Esa carga, estigmatiza y genera una concepción social de que las organizaciones de la sociedad civil son la catapulta para políticos y una plataforma para alcanzar puestos en la administración pública. Por otro lado, la poca transparencia de los recursos de esta organización, reafirma los discursos que actualmente encabeza el gobierno de la 4T, que en las organizaciones de la sociedad civil encubren la corrupción.

Lamentablemente, en internet, lo único que se encuentra de “Fundación Tu y yo Creciendo Juntos A.C.” es su página de Facebook. No existe una página oficial que dé cuenta de donde provienen los recursos para realizar todo su trabajo ni en qué se ejercen. De acuerdo con la Ley General de Fomento a las Organizaciones de la Sociedad Civil, donde hace un llamado a la transparencia y rendición de cuentas, así como a inscribirse en el Registro Federal de las Organizaciones de la Sociedad Civil; en la búsqueda realizada, de las 902 OSC del estado de Hidalgo, no hay registro de la asociación en mención.

Las organizaciones civiles que realizan un trabajo serio, sabemos que por ética e incluso por Ley, necesitamos transparentar nuestros recursos, mostrar a la sociedad y a las personas donantes los ingresos anuales y el ejercicio de dichos recursos; algunas reconocen quiénes son las personas o empresas que apoyan sus actividades.

Otro ejemplo de esta perversión, es el uso de la Sociedad Civil que, con la aparente construcción de agendas políticas, se publicita el respaldo de las organizaciones y sus líderes hacía ciertas figuras políticas. En algunos casos y de manera legítima, algunos suspirantes e incluso del funcionariado público, construyen documentos, sistematizan propuestas y dialogan sobre la importancia del papel de las organizaciones civiles. Lamentablemente en otros casos, sólo es para demostrar públicamente la capacidad de convocatoria de estas organizaciones, sin que en realidad les interese la condición o temas de las organizaciones y lo que construyen sólo queda allí, en letra muerta.

Sin duda estos dos ejemplos son producto de la crisis de partidos políticos que vive México; sumado a ello, la poca claridad en el papel de las organizaciones de la sociedad civil en el estado de Hidalgo, su frágil articulación derivada de las condiciones sociales, políticas y económicas y la relación en ocasiones paradójica con los partidos políticos, hacen que muchas de sus prácticas abonen poco a la democracia y en ocasiones sean antagónicas a ella.

Por esto, sirvan estas líneas para hacer un llamado a las OSC de Hidalgo a construir una postura clara que abone a la democracia, que enmarque algunas de las reflexiones como: ¿Cuál será nuestro papel en las próximas elecciones? ¿Cómo sumar temas y propuestas que sumen a la agenda pública, más que beneficiar a políticos en particular? ¿Cuál será la relación que tendrán las OSC con los partidos políticos y quiénes ostenten una candidatura? ¿Cómo construir espacios y relaciones que nos vinculen más entre las organizaciones y respeten al mismo tiempo nuestra autonomía? ¿Cómo hacer diferencias entre las OSC que se fundan para beneficiar a políticos de aquellas que se mantienen con una causa social, trascienden un periodo gubernamental y siguen proponiendo?

Es hora de abrir el diálogo… un gran diálogo de las OSC del estado de Hidalgo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.