Opinión

¡Es Ley!

Entre felicidad y festejo, es importante analizar algunos aspectos que llevaron a nuestro estado a ser el tercero en aprobar la ILE | Diana Avilés Quezada

  • 08/07/2021
  • Escuchar

Hace una semana estábamos celebrando que el Congreso local aprobó reformas a al Código Penal para el Estado de Hidalgo, así como a la Ley de Salud estatal en materia de Interrupción Legal del Embarazo (ILE); es decir, la posibilidad de las niñas, adolescentes y mujeres hidalguenses que por necesidad o decisión requieran abortar y no puedan hacerlo bajo las causales que tenemos en el estado, antes de las 12 semanas de gestación.

El día de hoy, después de la publicación en el Periódico Oficial del Estado de Hidalgo (POEH) por parte del Ejecutivo, puedo decir con mucha alegría y satisfacción que Hidalgo se convierte en el tercer estado en despenalizar el aborto, después de la Ciudad de México (2007) y Oaxaca (2020); situación que acerca a las mujeres hidalguenses a la justicia, a la igualdad y a la posibilidad de decidir sobre nuestros cuerpos y vidas.

Esto es un logro de la lucha feminista, de las mujeres feministas, sin duda de muchas que durante un largo tiempo han abierto las brechas que otras hemos seguido en la exigencia de nuestros derechos. Es de quienes realizan trabajo base, trabajan con las comunidades, intervienen las calles, acompañan los casos, marchan, realizan incidencia, gritan, participan en foros internacionales, nacionales y/o locales, es de quienes han abortado y deciden compartir su historia, de quienes no criminalizan a las mujeres por abortar, de quienes estuvieron siguiendo los pasos del Congreso, de las que exigieron su publicación, en fin, de todas y para todas.

Y entre felicidad y festejo, también considero que es importante analizar algunos aspectos que llevaron a nuestro estado a ser el tercero en el que las mujeres podemos abortar antes de las 12 semanas, de manera libre; sin duda, la lucha de las mujeres feministas es determinante, pero no podemos olvidar las condiciones del Legislativo.

Vamos por partes, en el 2019 varias diputadas y diputados argumentaron que no hubo condiciones para que se aprobara y no tenía que ver con la presión de grupos fundamentalistas, al menos no tanto, más bien, a que no lograron acuerdo al interior del grupo parlamentario de Morena para modificar la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado Libre y Soberano de Hidalgo, lo que otorgaba al grupo con mayoría de curules la Junta de Gobierno del Congreso o en su caso, la repartía entre las tres fuerzas dentro del Congreso. Este motivo fue uno de los principales, lo que demuestra una vez más que los derechos de las mujeres se convierten en moneda de cambio.

Ahora bien, quienes en 2019 promovieron la Interrupción Legal del Embarazo hasta las 12 semanas, actualmente promueven esta modificación de la Ley Orgánica del Congreso y quienes, en ese momento estaban más interesadas e interesados en esta modificación, son quienes encabezaron la aprobación de la ILE en este 2021; quizás, una forma de asegurar los votos necesarios. Otro aspecto fundamental, es que ambas se encuentran en las condiciones de ser aprobadas sin negociar con otro grupo parlamentario, lo que en la legislatura que está por entrar, sería difícil de lograr.

Si me preguntan, no estoy de acuerdo con este modo de proceder, pero me queda claro que muchos de los avances de los derechos, así es como se han dado; y, por otro lado, que lo presuman como quieran, lo realmente importante es que las niñas, adolescentes y mujeres hidalguenses hoy somos más ciudadanas y por fin tenemos la posibilidad de acceder a un aborto de manera legal, segura y gratuita.

En definitiva, todavía tenemos mucho que hacer y observar, pero ya estamos más cerca y por fin, puedo decir con mucha emoción, alegría y orgullo: En Hidalgo ¡ES LEY!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.