Opinión

El silencio de Ana Gabriela

Su designación como titular de la Conade, despertó en muchos la ilusión de que pudiera elevar esta dependencia a un nivel de secretaría de estado | OMAR PÉREZ

  • 13/10/2020
  • Escuchar

Pocos deportistas mexicanos han tenido la capacidad de paralizar a todo el país con sus actuaciones. En ese renglón estuvo Ana Gabriela Guevara.

Millones de personas contemplamos frente al televisor, maravillados, cómo ganó el Campeonato Mundial en 2003 y también la medalla de plata en Atenas 2004 en la prueba de los 400 metros planos.

En 2008 puso fin a su trayectoria con pleno reconocimiento de México como una de sus máximas estrellas de la historia.

Esa gran popularidad le abrió las puertas a la siguiente etapa de su vida: la política.

Encontró espacio en la izquierda, muy cercana al grupo de López Obrador que aprovechó su personalidad para integrarla a diversos cargos, incluida una senaduría por Sonora, su estado natal.

Ella siempre se caracterizó por su carácter en la pista y fuera de ella. Nunca se quedó callada y se peleó con más de un directivo por defender lo que, a su juicio, siempre consideró justo.

Por desgracia, las cosas cambian cuando uno pasa de deportista a funcionario.

Su designación como titular de la Comisión Nacional del Deporte, en diciembre de 2018, despertó en muchos la ilusión de que pudiera elevar esta dependencia a un nivel de secretaría de estado. En poco menos de dos años, no fue así.

La Conade conserva una discreto sitio en el gobierno de López Obrador, incluso con acusaciones de corrupción y malos manejos a nivel administrativo que le han acarreado observaciones por parte de la Secretaría de la Función Pública.

Por si fuera poco, está por aprobarse la desaparición del fideicomiso que apoya a los becarios con el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar) desde hace más de dos décadas. Guevara, en su momento, fue una de las beneficiadas.

A principios de junio, Ana Gabriela les dijo a los diputados que quitar este instrumento sería un "retroceso" y pondría a la Conade ante nuevas dificultades para atender las necesidades de los atletas.

Desde aquél parlamento, la ex campeona mundial guardó silencio. Ni una palabra más, nada que pueda dar tranquilidad a los cientos de deportistas y entrenadores.

Hoy, la desaparición del Fodepar es, prácticamente, inminente. AMLO prometió exhibir los malos manejos de este y otros fideicomisos, además de afirmar que los deportistas contarán con el apoyo económico adecuado. El problema: no ha dicho cómo, ni cuando.

Mucho, muchísimo más se esperaba de Ana Gabriela Guevara en este momento de incertidumbre y ante las acusaciones que recibió su gestión.

¿Estrategia para no dañar su imagen en el afán de una candidatura a gobernadora de Sonora?

Sí, al parecer, únicamente se pronunciará para renunciar a Conade.

Dos facetas opuestas. Una deportista extraordinaria. Una política común y corriente.

REMATE

Pancho Villa se hizo famoso, entre otras cosas, por su peculiar manera de aplicar la justicia. "Fusílenlo, luego averiguamos", ordenó para prisioneros durante su campaña revolucionaria. Es el mismo criterio que diputados y senadores están aplicando al Fodepar.

 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.