Opinión

El morbo de la final

La rivalidad en la final entre Tuzos y Atlas irá más allá del terreno de juego. Hay muchas cuentas pendientes entre Grupo Pachuca y Grupo Orlegui

  • 24/05/2022
  • Escuchar

Pachuca era el club de moda y tenía el mejor equipo del futbol mexicano en el año 2007.

Atraído por el éxito hidalguense, una mañana entró al recién inaugurado Pabellón de los Tuzos un joven directivo de nombre Alejandro Irraragori; tenía 36 años de edad y poco tiempo como vicepresidente deportivo del Grupo Modelo, propietario del Santos Laguna.

Jesús Martínez, su anfitrión, le llevó a conocer cada rincón de la Universidad del Futbol y del Estadio Hidalgo; comieron juntos y ahí le compartió al visitante detalles de proyectos que se cocinaban y, sobretodo, hablando de las estrategias que impulsaron el desarrollo deportivo y empresarial de la institución blanquiazul.

Inteligente. Irarragori tomó nota de todo. El administrador de empresas egresado de la Universidad Anáhuac tenía un talento notable para los negocios pero encontró que le apasionaba el deporte. Empezó en el beisbol con novenas del Grupo Modelo y de ahí saltó al futbol, donde manejó a los Guerreros para el título del Clausura 2008.

Un año después (2009) hizo realidad un sueño largamente anhelado en la Comarca Lagunera: construir el estadio Territorio Santos Modelo. La ingeniería financiera fue similar a la que se aplicó para la remodelación del Estadio Hidalgo.

En una región tan pujante y generosa en recursos, el dirigente encontró las condiciones adecuadas para fundar el Grupo Orlegui; compró al Santos Laguna cuando el Grupo Modelo fue adquirido por el consorcio holandés AB InBev y este no se interesó en el equipo profesional.

Orelegui nació en 2013. Con Irraragori a la cabeza penetró aún más en el negocio del futbol comprando otras franquicias e invirtiendo en fuerzas básicas... una fórmula que Pachuca potencializó en México.

Lo que nadie vio venir fue un choque de personalidades. Al presidente de Grupo Pachuca y el de Grupo Orlegui les gusta ganar, siempre; también comparten la ambición por hacer crecer sus empresas.

En 2014 los egos chocaron cerca de la cancha, cuando un partido entre los Tuzos y Guerreros acabó con una suspensión de cuatro meses para Andrés Fassi, el vicepresidente hidalguense, quien casualmente fue grabado en el Estadio TSM confrontando a un árbitro.

La rivalidad entre los también integrantes del Comité de Dueños fue escalando poco a poco hasta el 2017, cuando los derechos de la Selección Nacional quebraron la relación.

Irraragori se alineó a Televisa y TV Azteca para renovar un contrato que nadie conocía, cuando era parte del Comité de Comercialización de la FMF. Martínez hizo pública su molestia, asegurando que existían mejores ofertas. Sus intereses ya eran opuestos.

Grupo Orlegui compró al Atlas en 2019, cuando estaba condenado a descender. Polémicos arbitrajes, amenazas a un silbante por parte del mismo Irraragori y hasta un partido ganado en la mesa al América (¡qué casualidad!) libraron a los Rojinegros de una millonaria multa por "descender". 

En 2020 se quitó el descenso de la Liga MX, movimiento que también encabezó el patrón lagunero, quien redactó una carta contra Jesús Martínez, acusándolo de filtrar esas versiones a la prensa, incluso retándolo a verse y hablar de frente.

El diciembre pasado, los dos Grupos chocaron en la gran final del Torneo Apertura 2021, que jugaron León y Atlas. Ganaron los Rojinegros para romper una sequía de más de 70 años, aunque nadie recuerde un gol tapatío en fuera de lugar.

La rivalidad continúa en este Torneo Clausura 2022, nuevamente con Atlas pero ahora con Pachuca como adversario.

La serie estará caliente en la cancha pero hervirá en los palcos.

REMATE

Guillermo Almada, actual técnico de los Tuzos, salió en diciembre del Santos Laguna, orillado por varios desacuerdos con la dirigencia de Torreón. Definitivamente, hay muchas cuentas pendientes entre Grupo Pachuca y Grupo Orlegui.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.