Opinión

Dejé de tener fe... ahora sé | Parte 1

"Si no estás dispuesto a cuestionar tus creencias, nunca sabrás si estás siguiendo verdades o mentiras" | José Antonio Alcaraz

  • 10/01/2022
  • Escuchar

Son tiempos de introspección, en la que nos volvemos inquebrantables, pues DEJAMOS DE TENER FE y seguir a ciegas, para saber realmente qué somos y por qué estamos aquí, recuperando no solo la consciencia que nos arrebataron, sino LA LIBERTAD del verdadero ser.

Hoy, entre tanto caos, te recuerdo que la verdadera revolución comienza en el interior de cada uno, en su silencio, ahí donde no permea el ruido externo de la MATRIX del Demiurgo voraz que se alimenta de las emociones que emanamos por el drama, miedo y la tristeza.

No es casualidad que día con día estén apartando más y más a los seres verdaderos de su interior, con tanta noticia de miedo a la fragilidad humana, que resulta un distractor para lo realmente importante: SILENCIO.

Traigo a cuenta estas líneas del libro "Los 4 Acuerdos" del autor Miguel Ruiz. Justo a finales del año pasado, volvía a retomar su lectura para hacer algunos recordatorios internos:

Desde el punto de vista de los Toltecas, todos los seres humanos domesticados están enfermos porque un parásito que controla su mente, su cerebro, se alimenta de las emociones negativas que provoca el miedo.

Una función del cerebro es la de transformar la energía material en energía emocional. Nuestro cerebro es una fábrica de emociones y la principal función de la mente es soñar. El parásito sueña en nuestra mente y vive en nuestro cuerpo. Se alimenta de las emociones que surgen del miedo, y le encantan el drama y el sufrimiento.

La libertad que buscamos consiste en utilizar nuestra propia mente y nuestro propio cuerpo, en vivir nuestra propia vida en lugar de la vida de nuestro sistema de creencias y la de ese parasito.

LLEGAR AL SILENCIO

Practicar el silencio interior es la brújula para el verdadero despertar, las corrientes religiosas y espirituales son sólo espejismos que buscan apartarnos de nuestro verdadero poder.

En los próximos escritos compartiré algunos ejercicios para llegar al estado de silencio interior, que te pueden ayudar a ver más allá de las ilusiones de esta realidad y regresar a ti.

"Todos son los llamados, pero pocos son los autoelegidos".

GRACIAS 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.