Opinión

Creando realidades desde los medios de comunicación | Parte 1

Si algo no te agrada, quítale el único poder que tiene: tu atención: Carolina Herrera

  • 30/07/2021
  • Escuchar

Cuando recién iniciaba en el periodismo hace más de una década, tuve una experiencia que me hizo comprender el PODER que tiene la atención, más cuando se usa colectivamente para crear realidades, circunstancias o dar fuerza a suceso sociales. Es importante recordarlo, y más en esta época.

Curiosamente, este conocimiento inició desvelándose desde el Poder Legislativo de Hidalgo, cuando un diputado que concluía su encomienda se me acercó para agradecer la difusión que le di periodísticamente durante el tiempo que estuvo en el cargo.

"Gracias Toño por tu trabajo y la difusión que me diste a través del periódico (en ese tiempo era Criterio Hidalgo). No me olvides (ahora que dejaría de tener el cargo) y cuando puedas sácame alguna nota, incluso de las malas", me dijo y se rio.

Eso me llamó la atención. Pensé, ´¿quién en su sano juicio me pide que le tire un periodicazo? (como decimos en el argot periodístico). Con el tiempo entendí lo que él quería: la atención de la gente, pues esto lo mantendría vigente y le daría una fuerza y poder.

Aunque de momento sus palabras pasaron desapercibidas, no dejaron de inquietarme. Fue que comprendí el papel que juegan los medios de comunicación (hoy, las redes sociales y el internet) para mantener y dar fuerza a escenarios sociales, económicos, religiosos, espectáculos, deportivos, catástrofes (hoy pandemias), así como cualquier persona, utilizando la energía creativa que tienes tu y yo.

DETENGAMONOS UN MOMENTO...

Antes de continuar, te invito a que reflexiones esto: ´más allá de ser servidores públicos, políticos, empresarios, trabajadores, periodistas, ciudadanos... somos seres que tenemos una tecnología interna que proyecta energía creativa (a través del pensamiento, el sentimiento y la emoción) para ir moldeando las experiencias y las realidades en las que vivimos.

Disciérnelo tú mismo en este momento: ¿Qué pensaste cuando despertaste hoy?; la mayoría enfoca su pensamiento, sentimiento y emoción para trazar los planes que hará en el día.

Nos han dicho que fuimos creados por un Dios (demiurgo) y que nos dotó de la capacidad de crear, como él, pues "fuimos moldeados a su imagen y su semejanza", por lo tanto, somos también Dioses o creadores cada quien de su realidad individual que influye en la colectiva.

Es así que toda institución, objeto, edificación o invento es la creación de esa divinidad a través de la intervención consciente o inconsciente del ser humano. Esta creación parte del pensamiento que se transforma en sentimiento y luego en emoción; estos tres elementos etéreos hacen que se precipite una realidad proyectada por la entidad divina, que eres tú y que soy yo.

Una vez descrito lo anterior, quiero decirte que los pensamientos conjuntados o enfocados en algo o alguien le DAN FUERZA. A esto se le conoce como CONSCIENCIA COLECTIVA: cuando una serie de pensamientos son evocados en algo o en alguien.

Como periodista he sido testigo de cómo se utiliza esta energía creativa, de manera consciente e inconsciente, a través de los medios de comunicación para influir en la creación de realidades, posicionar campañas electorales, políticas, gobernantes, ensalzar artistas, religiosos, deportistas o incluso potencializar pandemias.

Te has dado cuenta que desde el periodismo lo que se resalta una y otra vez (repetición) son las tragedias, lo malo y la división. Aparentemente al leer, escuchar o ver las noticias nos hacen creer que nos estamos informando y haciendo consciente de la realidad y con base en la exigencia, podremos cambiarlas; sin embargo, ocurre lo contrario, es decir, se ayuda a mantener esas realidades.

Por eso ese amigo diputado quería que siguiéramos hablando de él, en pocas palabras, más allá de los bienes económicos que puedan tener, buscan PODER y ese poder se lo damos tú y yo. 

En la siguiente columna continuaré hablando sobre este tema y, bajo esta premisa, lo que está ocurriendo en este momento de pandemia en el mundo, aunque tú lo puedes ir discerniendo.

GRACIAS

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.