Opinión

Aliados de la fe

En medio de la pandemia llama la atención que un hombre de ciencia como Alejandro Efraín Benítez, secretario estatal de Salud, hable de fe | Omar Pérez Díaz

  • 01/09/2021
  • Escuchar

La pandemia no da tregua. Atravesamos la tercera ola de contagios por covid-19 en todo el mundo, con alta ocupación hospitalaria y pacientes jóvenes, muchos de ellos que no se vacunaron. Hidalgo no es la excepción.

En medio de la crisis sanitaria llama la atención que un hombre de ciencia como Alejandro Efraín Benítez, secretario estatal de Salud, hable de fe.

En recientes encuentros con la prensa, el doctor de 60 años de edad, egresado de la UNAM y con un notable historial profesional, citó un versículo de la biblia relacionado a los cuatro jinetes del Apocalipsis.

El capítulo en cuestión, señaló el funcionario ante los micrófonos, se refiere a la peste que azotará la humanidad y, antes de iniciar su mortal cabalgata, es coronada. ¿Alusión directa al coronavirus?

Es poco usual que un personaje tan preparado igual se respalde en temas teológicos.

Alejandro Efraín Benítez, secretario de Salud de Hidalgo. (Especial)

"En un mundo de tantos avances tecnológicos, aún no existen máquinas que puedan desarrollar emociones como la sensibilidad, la empatía o el amor al prójimo", reflexionó el secretario en una entrevista, sustentando que, ante la escasez de respuestas científicas para frenar la pandemia, las medidas de higiene personal, el uso de cubre-bocas y la sana distancia sean las herramientas más poderosas de la sociedad.

En pocas palabras, cuidarnos los unos a los otros.

Quienes trabajan de cerca con Alejandro Efraín Benítez, identificado con la 4T, refieren que los apuntes filosóficos y religiosos son comunes en sus reuniones o mensajes.

En muchos ámbitos, aquellos que se fortalecen en la fe son vistos con extrañeza...

Hace treinta años, un jugador brasileño llamado Antonio Teodoro dos Santos Filho fue contratado por el América, luego de pasar por el entonces desconocido futbol salvadoreño. Eso ya era un milagro.

"Toninho" resultó un gran goleador que se hincaba luego de anotar para dar gracias al cielo pero se hizo más famoso por repartir biblias entre sus rivales. Obvio, le apodaron "El Bíblico".

Toninho Dos Santos. (Club América)

Sólo dos años estuvo con las Águilas y pasó a la historia por anotar uno de goles más bonitos que se han visto en el Estadio Azteca, rematando aquella rabona de su compañero "Edu", en un Clásico contra Chivas.

Emigró a Chile donde brilló con el Colo-Colo al ganar una Copa Libertadores y seguir una carrera que se resume en más de 20 clubes. Un milagro más.

"Muchos pensaban que al retirarme sería pastor de una iglesia pero no fue así, de hecho, me aparté 10 años del cristianismo y lo retomé cuando regresé a El Salvador", platica el atacante. Ahí vive modestamente, vendiendo productos deportivos de origen chino.

REMATE

Bien podría decirse, moraleja: ya sea como centro delantero del América o secretario de salud en Hidalgo, la fe siempre puede formar parte de una alineación o una estrategia ganadora.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.