Opinión

No son Provida, son Antiderechos

No señores y señoras Antiderechos, la vida no se salva únicamente con dejarles nacer, hay que generar condiciones de vida dignas | Diana Avilés

  • 04/12/2019
  • Escuchar

A unos cuantos días de que se apruebe la no criminalización de las mujeres por ejercer libremente decisiones sobre su cuerpo, con la despenalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación en el estado de Hidalgo, me parece necesario mencionar que aquellos grupos que se auto nombran "Provida", de esto último son poco o nada, pues quieren "salvar la vida" de fetos y condenar a las niñas y mujeres más vulnerables en este país, a la muerte en abortos clandestinos o a morir todos los días, por las pocas condiciones de vida digna.

A los que señalan a las feministas y defensoras de derechos humanos de querer legalizar el aborto para generar riquezas, hay que preguntarles: ¿dónde están los 857 millones 841 mil 961 pesos en donativos que han recibido desde que se despenalizó el aborto hasta las 12 semanas de gestación en la Ciudad de México? Son 36 organizaciones que, en promedio, anualmente captaron 77 millones 985 mil 633 pesos, de acuerdo a los reportes de donatarias autorizadas que brinda Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Imaginen: ¿cuántos niñas, niños, adolescentes y personas en situación de vulnerabilidad pudieron haber apoyado con esas cantidades exorbitantes de dinero? Y no solamente eso, hay que preguntar también ¿a cuántas mujeres y niñas han acompañado en sus procesos de denuncias por violencia sexual? ¿A cuántos sacerdotes, pastores, padres, abuelos, hermanos o tíos han encarrado y denunciado por el abuso sexual infantil?

No señores y señoras Antiderechos, la vida no se salva únicamente con dejarles nacer, hay que generar condiciones de vida dignas, hay que exigir a los gobiernos que cumplan con los tratados internacionales a los que se han comprometido, hay que aprender de maternidades deseadas, pero, sobre todo, hay que ser empáticos con las realidades distintas a las nuestras, sobre todo cuando nuestras posturas son desde los privilegios.

En un país donde 40 mil 303 mujeres sufrieron una violación sexual (2018), salvar vidas significa acompañar, construir redes, denunciar, trabajar por la salud y la educación integral de la sexualidad.

Por último, las personas que son Provida, son aquellas defensoras y defensores de derechos humanos, quienes ponen el cuerpo, la voz y la existencia para hacer realidad los derechos; son quienes visibilizan las situaciones de injusticia social, combaten la impunidad y acompañan a las niñas, a las mujeres y a las comunidades, en la búsqueda de la justicia, la libertad y la dignidad.

Pd. Diputadas y diputados de Hidalgo, por la vida y la dignidad de las mujeres más pobres ¡DEBE SER LEY!