Opinión

No nos van a parar

De nada nos sirven que lleguen mujeres (al Congreso) que no están comprometidas con nosotras, que son capaces de negociar con nuestros derechos, con nuestra dignidad y con nuestra libertad, eso es mezquino y cobarde | Diana Avilés

  • 18/12/2019
  • Escuchar

El Congreso del Estado de Hidalgo dejó claro su repudio contra las niñas, adolescentes y mujeres más discriminadas del estado, las pobres; pues resulta que solamente 10 diputadas y diputados votaron por abortos seguros y por no criminalizar a las mujeres que necesitan recurrir a un aborto o decidir elegir libremente sobre sus cuerpos y sus maternidades.

Además, les recuerdo a los conservadores que no salvan a nadie, por el contrario, condenan a las más pobres de este estado a abortar de manera clandestina y las criminalizan por ejercer el derecho a decidir sobre su cuerpo.

Las mujeres abortamos, seguiremos abortando y nos seguiremos acompañando para hacerlo de manera segura e informada, aunque por lo visto, al menos durante algunos meses más y en algunas ocasiones, de manera clandestina.

Recuerden, las ricas tienen la posibilidad de acceder a servicios en la Ciudad de México o en clínicas privadas de la entidad (que todo el mundo conoce); otras seguiremos acompañándonos de nuestras hermanas feministas, pero aquellas, las que no tienen información completa y que además son pobres, seguirán siendo condenadas a maternidades forzadas, a vivir con secuelas por un aborto mal practicado o a morir en condiciones poco humanas.

Diputadas que votaron en contra de nuestro derecho a decidir, tengan presente que muchas mujeres hemos luchado porque nuestras pares lleguen a representarnos en los puestos de toma de decisiones, pero queremos que lleguen mujeres que representen y velen por nuestras vidas, por nuestros derechos, que sean conscientes de la discriminación y violencia en la que hemos vivido y junto a nosotras, luchemos por condiciones más justas y dignas.

De nada nos sirven que lleguen mujeres que no están comprometidas con nosotras, que son capaces de negociar con nuestros derechos, con nuestra dignidad y con nuestra libertad, eso es mezquino y cobarde. De los hombres, tampoco esperaba mucho, ellos son hijos sanos del sistema patriarcal, nos siguen queriendo calladas, sumisas y sin elegir libremente.

Yo me pregunto: ¿cómo se atreven a negociar con este tema? ¿cómo su conciencia les permite seguir sosteniendo como argumento, que no se aprobó porque no había un acuerdo? ¿acaso para ustedes nuestros derechos y nuestra libertad solo son moneda de cambio?

Por cierto, ¿cómo se atreven a sostener que primero se debe mejorar la atención y los servicios de las clínicas existentes? cuando la Secretaría de Salud de nuestro estado, en su opinión técnica dijo que como entidad estamos preparadas para la despenalización. Es la primera vez que una iniciativa con opiniones técnicas favorables, se vota en contra.

En fin, tengo muchas preguntas para las diputadas y diputados que se llevan el tache y la mancha de votar en contra de quienes les llevaron al curul; para aquellas que lloraron y nos aseguraron que su lucha está del lado de las mujeres o para aquel que fingió empatía y hasta el cuadro de la hermana feminista nos enseñó, pero terminaré con lo siguiente: ¿tendrán el descaro de seguir utilizando el discurso de los derechos de las mujeres y de la perspectiva de género, después de darnos la puñalada y luego la espalda, el pasado 12 de diciembre?

Por último, nada más les recuerdo que tenemos mucha convicción y esperanza de un mundo mejor para todas, nosotras nos quedamos y ustedes se van y cada día, más mujeres y hombres jóvenes, se suman a las causas justas. ¡Ya no nos van a parar!

#SeráLey