NACIÓN

Matar a periodistas en México es fácil

En México si no cooperas con la delincuencia te matan

  • REDACCIÓN
  • 29/04/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Matar a periodistas en México es fácil
103 periodistas asesinados en 2016

Los crímenes contra periodistas son hoy en día una de las prácticas más comunes en delitos en México, por lo que el mundo ha puesto los ojos sobre uno de los países considerados como peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo.

En la lista de los lugares más mortíferos del mundo para ser reportero, México está tan sólo por debajo de la nación devastada por la guerra, Afganistán, y el fracasado estado de Somalia.

Tan sólo en 2016, fueron asesinados 102 periodistas, y Veracruz el estado más peligroso para ejercer este oficio.

La cifra de periodistas muertos aumentó con el arranque de la guerra contra el narcotráfico en 2006 cuando se reportó el homicidio de 10 reporteros, lo que representó un 70 por ciento más que los registrados en 2005.

Pero en 2017 no cambiaron las cosas, tan solo en los tres primeros meses de este 2017, han sido tres los comunicadores victimados a quemarropa, en tres de los estados con mayor número de homicidios en el país: Guerrero, Veracruz y Chihuahua.

Las razones de tales asesinatos son a menudo variadas: asesinos de cárteles molestos por la cobertura agresiva, funcionarios públicos corruptos que apuntan a los críticos para silenciarlos, violencia al azar e incluso reporteros que se cruzan en los mundos criminales que cubren.

Pero de los más de 800 casos graves de hostigamiento, agresión u homicidio cometidos contra periodistas en los últimos seis años, el gobierno sólo ha detenido a dos sospechosos del crimen.

"No es que no puedan resolver estos casos, es que ellos no quieren o no están permitidos", dijo un alto funcionario mexicano en entrevista para New York Times quien pidió quedar bajo anonimato por temor a represalias por parte del gobierno. "Esta es una cuestión política. Los periodistas muertos parecen malos para el gobierno, pero es aún peor si se les descubre que mueren como resultado de su trabajo".

"Es un hecho innegable que la libertad de expresión existe en México", dijo la PGR en un comunicado, señalando que "el ejercicio constante de la misma ha creado riesgos y obstáculos".

Ninguno de los cientos de periodistas bajo la protección del gobierno en los últimos años había sido asesinado, hasta el verano pasado, cuando un periodista del crimen con múltiples amenazas en su vida fue asesinado a tiros en su fachada.

"Sabemos que esta no es una situación que podemos arreglar uno por uno", dijo Roberto Campa, subsecretario de derechos humanos en la Segob. "El desafío de la impunidad es enorme".

Las consecuencias para México son mucho mayores que unas pocas muertes más en un país donde el 98 por ciento de los asesinatos quedan sin resolver.

Mientras tanto el gobierno federal ha decidido en varias ocasiones que los crímenes contra periodistas no son ataques a la libertad de expresión, lo que significa que no garantizan la participación federal.

Los investigadores federales han revisado 117 asesinatos de periodistas que se remontan al 2000, pero han optado por perseguir sólo ocho. Uno ha sido resuelto.

Esta semana, NYT publicó la historia del periodista, Moises Sánchez, asesinado por las publicaciones que hizo en sus últimos días sobre un alcalde y sus “tranzas”.

Jorge Sánchez, hijo del periodista asesinado dijo, "en Veracruz es fácil matar a un periodista".

Moisés Sánchez publicó en el diario, La Unión, durante más de una década. Pero se metió en un territorio mortal, dijo su familia, cuando empezó a escribir historias sobre un alcalde local robando dinero a medida que la pequeña ciudad se hacía más peligrosa.

En enero de 2015, hombres armados llegaron a la casa de Sánchez y lo arrastraron mientras su familia miraba impotente.

Días después, las piezas de su cuerpo fueron descubiertas en tres bolsas de basura negras.

Durante meses, familiares y periodistas en Veracruz exigieron que el gobierno federal investigara el caso como un ataque a la libertad de prensa. Pero la fiscalía federal especial establecida para proteger la libertad de expresión resistió.

"No pudimos encontrar una sola evidencia para apoyar esa afirmación", dijo Ricardo Celso Nájera Herrera, el principal fiscal federal.

El rechazo perjudicó a la familia de Sánchez porque las autoridades de Veracruz habían obtenido pruebas de que el asesinato tenía motivaciones políticas. Un guardaespaldas del alcalde de la ciudad, Medellín de Bravo, admitió que le habían ordenado secuestrar y asesinar al Sr. Sánchez en nombre de su jefe.

"Este caso está absolutamente relacionado con su periodismo", dijo a fines del año pasado Luis Ángel Bravo Contreras, ex fiscal jefe del estado de Veracruz.

Después de dos años de presión implacable, el gobierno federal ha aceptado tomar el caso. Pero han pasado años, sólo uno de los seis sospechosos ha sido capturado y el ex alcalde no se encuentra en ninguna parte, habiéndose ocultado hace mucho tiempo.

Sin embargo, los periodistas están condenados a colaborar con los criminales o de otra forma pierden la vida o son de por vida amenazados por líderes de cárteles y personas mafiosas.

Es el caso de un periodista que en entrevista con NYT, aseguró que recibía dinero de los delincuentes: "No estoy orgulloso de aceptar su dinero", "pero una vez que empiezas, no hay vuelta atrás.", y aunque no quiso revelar su identidad por temor a su vida, decidió decirlo porque es la realidad.

Con información de New York Times