MUNDO

¿Qué sigue para EU tras salida del Acuerdo de París?

Muchas preguntas salen a la luz sobre el acuerdo de Paris, y en La Silla Rota te decimos lo más importante

  • MIGUEL ÁNGEL LOZANO
  • 01/06/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
¿Qué sigue para EU tras salida del Acuerdo de París?
La decisión de Trump, sobre la permanencia de EU en el Acuerdo, viene después de meses de debate interno y especulación

El acuerdo climático de París se estableció durante una conferencia de 2015 en la capital francesa. Cada nación firmó excepto dos: Siria y Nicaragua, que insiste en que el acuerdo no es lo suficientemente duro. 

Al firmar el acuerdo, los países se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero recibieron un amplio margen de maniobra en cuanto a lo que planeaban reducir.

La decisión de Trump, sobre la permanencia de EU en el Acuerdo, viene después de meses de debate interno y especulación sobre la promesa que hizo campaña de dejar el acuerdo, por lo que se enfrentó a una intensa presión en ambos lados, incluso de sus asesores principales y familiares.

Al inicio la Casa Blanca debía tomar una decisión final sobre el acuerdo climático a principios de este mes, pero retrasó la decisión hasta la reunión del G7 en Sicilia. 

En la cumbre, los líderes expresaron su consternación ante la postura climática de Trump. Después de concluidas las reuniones, Estados Unidos se negó a firmar una declaración de apoyo al acuerdo de París que todos los demás participantes del G7 aprobaron.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo a los reporteros que las conversaciones climáticas eran insatisfactorias. Los líderes de las otras naciones del G7 (Francia, Japón, Canadá, Reino Unido e Italia) instaron a Trump a seguir formando parte del acuerdo de 2015.

La decisión de retirarse de Trump probablemente plantearía más preguntas sobre la credibilidad de Estados Unidos en el extranjero. 

El secretario de Estado, Rex Tillerson había argumentado a Trump en sus discusiones sobre París que el desguace del acuerdo podría dañar el poder negociador estadounidense. Otras potencias importantes, entre ellas China, señaló que mantendrán sus compromisos con París independientemente de los movimientos de Trump.

¿Qué hace cada país en el Acuerdo de París?

Bajo el acuerdo de París, cada país presentó un plan individual para disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero y luego acordó reunirse periódicamente para revisar su progreso y presionarse para intensificar sus esfuerzos a medida que pasaban los años.

A diferencia de su tratado predecesor, el Protocolo de Kyoto, el acuerdo de París tenía la intención de no ser vinculante, de modo que los países pudieran adaptar sus planes climáticos a sus situaciones domésticas y modificarlos conforme las circunstancias cambiaran. 

No hay penalizaciones por no alcanzar los objetivos declarados. La esperanza era que, a través de la presión de los pares y la diplomacia, estas políticas fueran fortalecidas con el tiempo.

En virtud del acuerdo, la administración del presidente en turno, Barack Obama, se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del 26 al 28% por debajo de los niveles de 2005 para 2025, así como a comprometer hasta 3 mil millones de dólares en ayuda para los países más pobres para 2020. 

China por su parte prometió que sus emisiones alcanzarían su pico alrededor de 2030 y que, para entonces, obtendría alrededor del 20% de su electricidad de fuentes libres de carbono. 

India continuaría reduciendo su intensidad de carbono, o producción de CO2 por unidad de actividad económica, en línea con los niveles históricos.

¿Qué pasa si EU se va?

Debido a que el acuerdo no es vinculante, no hay sanciones si Estados Unidos se retira.

La administración de Donald Trump puede invocar el mecanismo formal de retiro del acuerdo, que toma cuatro años, aunque los funcionarios estadounidenses podrían dejar de participar inmediatamente en cualquier conversación sobre el clima. 

Una futura administración podría, si así lo decidiera, volver a reunirse.

Los Estados Unidos podrían también retirarse de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, señalando una retirada de todas las discusiones sobre el clima patrocinadas por las Naciones Unidas. Todavía no está claro qué opción elegiría la administración de Donald Trump, si decide marcharse.

Si Estados Unidos se retira, se unirá a Siria y Nicaragua como los únicos dos países que no participan en el acuerdo.

Los Estados Unidos también podrían enfrentar serias repercusiones diplomáticas para marcharse. Europa, China y otros países pueden amenazar con negarse a cooperar en asuntos que preocupa a la administración Trump. En un caso más extremo, otros países podrían decidir imponer tarifas de carbono a los Estados Unidos.

El acuerdo no se desmoronará de la noche a la mañana. Ya, los informes sugieren que China y la Unión Europea están dispuestos a comprometerse públicamente con el acuerdo con o sin los Estados Unidos

Trump tampoco puede retirarse técnicamente del acuerdo hasta noviembre de 2019. Es posible que pueda acelerar las cosas al abandonar el tratado climático subyacente aprobado por el Senado al que está vinculado el acuerdo.

¿Qué significaría la retirada para los esfuerzos climáticos de Estados Unidos?

Independientemente de que Estados Unidos abandone París, la administración Trump seguirá intentando desmantelar las políticas climáticas domésticas de la administración Obama, incluido el Plan de Energía Limpia para reducir las emisiones de las centrales eléctricas y varias regulaciones sobre las fugas de metano de las operaciones de petróleo y gas. Sin embargo, esos retrocesos aún están lejos de estar asegurados, y los ambientalistas planean desafiarlos ante los tribunales.

Sacar a París no significaría el fin de todos los esfuerzos nacionales para reducir las emisiones. Estados como California y Nueva York planean seguir buscando sus propios programas para limpiar plantas y vehículos. Y el sector privado ya está avanzando hacia una energía más limpia: el gas natural barato y las energías renovables seguirán impulsando la retirada de las centrales de carbón.

Pero Estados Unidos estaría haciendo mucho menos sobre el calentamiento global de lo que de otra manera podría haber hecho. Un análisis reciente del Grupo Rhodium estimó que, según las políticas del Sr. Trump, las emisiones de los Estados Unidos probablemente caerán entre 15 y 19 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2025, en lugar del 26 al 28 por ciento prometido por Obama.

¿Y en la economía americana?

Para el sector insdustrial estadunidense el costo sería de 1.1 millones de empleos, de acuerdo a la Cámara de Comercio de Estados Unidos, en particular en las industrias del cemento, acero y hierro así como refinación petrolera.

La que denomina "carnicería industrial" se centraría en Michigan, Missouri, Pennsylvania y Ohio, afectando a los pequeños negocios pero impulsando a los grandes como Apple, General Electric, Intel, Facebbok, Google y Microsoft.

También Morgan Stanley, General Mills, Walmart, DuPont, Unilever y Johnson&Johnson, todas ellas capaces de lidear con los costos de las regulaciones que se aplicarían, pero que para los pequeños negocios serían inabordables.

Citando a la Heritage Foundation, afirmó que una familia de cuatro miembros gastaría de 13 a 20 por ciento más en electricidad, y perdería unos 20 mil dólares de ingresos para 2035.

Además, el Producto Interno Bruto estadunidense se reduciría en dos mil 500 millones de dólares con pérdida de 400 mil empleos para 2035 de acuerdo a ese mismo estudio

Pero en el lado contrario, los críticos han señalado que de salirse del acuerdo, Estados Unidos se uniría al selecto grupo de países que no se han sumado al Acuerdo formado por Nicaragua y Siria.

Hasta el inicio de este uno de junio, el Acuerdo de París ha sido ratificado por 147 países partes, incluido Estados Unidos.

El corazón del acuerdo es el apartado b de su Artículo 2:

"Mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2°C con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1.5°C con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático".

Para Estados Unidos significa el compromiso de reducir para 2025 la emisión de gases responsables del efecto invernadero de entre 26 a 28 por ciento por debajo de los niveles de 2005.

También apoyar con tres mil millones de dólares a los países más pobres para 2020, a fin de que puedan hacer su parte en el acuerdo, de los cuales ya entregó mil millones, recordó The New York Times.

La salida del Acuerdo de París sería la segunda gran decisión contra la estrategia multilateral, tras el retiro de Washington del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

Por lo pronto, el empuje contra el cambio climático quedaría en manos de China, que durante años se mostró renuente a participar, así como otros países que han impulsado esta tarea, como Alemania y la Unión Europea.

mals