MUNDO

Ante amagos de Trump, Comey desiste dar declaraciones

Los esfuerzos del presidente Trump para detener cierta información son cada vez más preocupantes

  • REDACCIÓN
  • 12/05/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Ante amagos de Trump, Comey desiste dar declaraciones
Trump habría lanzado amenazas a Comey para desistir de comparecencia

Tras la destitución del director del FBI, James Comey, el presidente Trump ha emprendido una guerra en dos ámbitos diferentes, por una parte con el cesado director del Buró Federal de investigaciones y por otra parte con los medios de comunicación, reafirmando la lucha que ya ha venido armando desde su campaña llamando “fake nwes” lo que no le favorece.

Primero amenazó con cancelar las ruedas de prensa en la Casa Blanca, y después lanzando una severa amenaza a Comey.

Este viernes por la tarde, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer se negó a comentar si Trump tenía o no una grabación de sus conversaciones con Comey.

"He hablado con el presidente", dijo Spicer. "El presidente no tiene nada más que añadir en eso."

Además una fuente cercana a la Casa Blanca dijo a Politico que ellos no tenía idea si Trump tenía instalados accesorios de grabación de voz en la Oficina Oval.

Además Spicer dijo que Comey no debía tomarlo como un trato.

Así lo escribió Trump en su cuenta de Twitter: "James Comey mejor espero que no haya 'cintas' de nuestras conversaciones antes de que empiece a filtrarse a la prensa!"

Según una publicación de New York Times, Trump le había pedido a Comey en una cena que le prometiera su lealtad. Sin embargo, Spicer negó esa versión.

"El tweet habla por sí mismo", dijo Spicer a los reporteros, redistribuyendo una línea que utiliza a menudo cuando se presiona sobre las misivas en línea controvertidas de Trump.

Las severas advertencias de Trump vienen cuando el presidente y la Casa Blanca quisieron frenar las reacciones de los medios de cotras el cese del ahora exdirector del FBI.

Ambos han sufrido fuertes críticas por las múltiples y frecuentemente contradictorias declaraciones sobre el despido de Comey, mientras que los demócratas se han apoderado de los disparos como una nueva línea de ataque para golpear al presidente sobre la investigación sobre los supuestos lazos con Rusia.

La no negación del viernes con Spicer marcó el último caso de un equipo de comunicaciones de la Casa Blanca que parece incapaz de ponerse en pie desde el despido de Comey.

A esto, el presidente lanzó una especie de defensa de su personal de comunicaciones un poco antes de las 8 de la mañana, pero al hacerlo, rebajó la credibilidad de la oficina, diciendo que no siempre proporcionará información precisa.

El equipo de prensa de la Casa Blanca hasta el miércoles explicó repetidamente que el despido del presidente de Comey vino directamente como resultado de una recomendación del Viceministro de Justicia Rod Rosenstein.

Tras estas situaciones, Trump lanzó una serie de lo que se podría señalar como advertencias a Comey para que declinara de una declaración a la que fue invitado en el congreso de Estados Unidos.

La advertencia de Trump fue especialmente sobresaliente teniendo en cuenta su afirmación de que Comey, en múltiples ocasiones, le aseguró que no estaba bajo investigación por la oficina. Tal conversación, si se produjo de la forma en que Trump explicó, probablemente sería considerada inapropiada por muchos dado que la oficina está investigando actualmente su campaña presidencial.

En un testimonio ante el Congreso a finales de marzo, Comey se negó a responder a una pregunta sobre si el propio presidente estaba o no bajo investigación, pero en su entrevista con NBC News, Trump reiteró para anclar a Lester Holt que el ex director le había asegurado tres veces, En persona y dos veces más por teléfono. Trump dijo que era él quien le había preguntado a Comey si era o no un sujeto de la investigación y que el director había respondido rápidamente que no lo era.

Con información de Político

mals