Opinión

La lógica no perdona

Las autoridades consideraban la actividad de la Liga MX con partidos a puerta cerrada y medidas especiales… no contaban con la indisciplina | Omar Pérez Díaz

  • 23/05/2020
  • Escuchar

Se llamaba Michael Hughes. Tenía 64 años de edad y era uno de esos norteamericanos con algo distinto en la cabeza. No me atrevería a decir que le faltaba una tornillo pero muchos le llamaban el Loco Mike.

Sucede que este hombre pensaba que la tierra era plana y no redonda.

Decidido a demostrar su teoría construyó su propio cohete y se lanzó al espacio el pasado 22 de febrero o al menos eso intentó; su despegue apenas alcanzó 150 metros de altura antes de caer, sin remedio, en el desierto de California. El Loco Mike murió en el acto.

La lógica, cuando la desafiamos, no tiene piedad.

Los dueños del futbol en México lo confirmaron esta semana y dieron por cancelado el Torneo Clausura 2020. Sólo se habían jugado once jornadas, así que no habrá campeón.

La intención de varios directivos era terminar la competencia en cuanto menguara la pandemia del covid-19; sin embargo, no existen condiciones para cumplir ese cometido.

Las autoridades de salud estaban considerando permitir la actividad con partidos a puerta cerrada y medidas especiales, como sucedió en Alemania, hace una semana.

Sin embargo, no contaban con nuestra escasa disciplina. En plena explosión de contagios mucha gente sigue saliendo a la calle y nuestros futbolistas profesionales no son la excepción; algunos hicieron fiestas en su casa, otros se escaparon a sus ciudades natales para cotorrear con los amigos y cosas así por el estilo…

El resultado: doce jugadores del Santos Laguna dieron positivo por coronavirus. También hay otro caso en las Chivas. Todos son asintomáticos, es decir, no presentan signos que pongan en peligro su vida pero si son un foco de infección.

No hubo más remedio que dar por muerto el campeonato de la Liga MX, con todas las pérdidas de dinero que eso representa para los clubes, sus empleados y la industria del deporte.

¿Qué sigue? Aunque pocos lo digan, ya estamos en plena crisis económica que impactará, sin duda, al negocio. Vendrán ajustes y otras decisiones que permitan reactivar la economía. Se acabaron, eso sí, los contratos millonarios que se pagaban aquí, muchos, muy alejados de la realidad.

Pensar que André Pierre Gignac o Memo Ochoa ganen cuatro millones de dólares al año después de esta situación es muy parecido a creer que la tierra es plana, con todo respeto para el Loco Mike, que en paz descanse.

La lógica y el coronavirus nos han ganado… y por goleada.

REMATE

La Liga MX contempla poner en marcha su siguiente torneo a finales de julio. Es un pronóstico muy optimista. Quizá en agosto las condiciones estén un poco mejor aunque no haya gente en los estadios.