Opinión

La educación a distancia ante el covid-19

Clases televisadas, revisión de material en línea y envío de tareas son algunas de las actividades que contempla esta modalidad de educación | Diana Avilés

  • 23/04/2020
  • Escuchar

Quienes tenemos la oportunidad seguimos generando acciones e impulsando procesos desde nuestros hogares ante la pandemia del covid-19, lamentablemente la desigualdad en el país no permite que todas las personas puedan hacerlo; en el caso de niñas, niños y adolescentes se encuentran sin acudir a las escuelas desde marzo, realizando las labores escolares desde sus hogares.

El pasado 20 de abril se reanudó el ciclo escolar después de las vacaciones de semana santa, con el anuncio de algunas medidas por parte de la Secretaria de Educación Pública para rescatar el ciclo escolar, entre ellas el programa Aprende en Casa que contempla clases por televisión, por internet y el apoyo de materiales en línea; además de señalar que el regreso a las aulas será el próximo 1 de junio y el término el 17 de julio.

Clases televisadas durante el día, revisión de material en línea y envío de tareas son algunas de las actividades que contempla esta modalidad de educación propuesta, que parecieran sencillas si todas las personas tuvieran cubiertas las necesidades básicas, este país tiene personas a las que su trabajo no les permite estar en casa, cuidadoras que deben, además de atender las necesidades de los hogares, acompañar la parte educativa y a eso podemos sumarle poca formación para fortalecer esos procesos educativos. 

La educación a distancia a la que nos obliga la contingencia por el coronavirus es un reto, sobre todo para aquellas familias que tienen poca formación y pocos recursos económicos, pues entre otras cosas, esta modalidad de educación implica tiempo, estrategias y voluntad para acompañar a niñas y niños en su proceso formativo, lo que se dificulta si las necesidades familiares no están cubiertas. A lo anterior se suma las situaciones de violencia a las que se enfrentan niñas, niños, adolescentes y mujeres en sus hogares.

Sin duda, la educación de niñas, niños y adolescentes ante la pandemia por covid-19, implica grandes retos para para todas y todos, para el gobierno de nuestro país y para la sociedad en general.