ESTADOS

Hospitales covid-19 en Hidalgo arrastran pasado de abandono y desvíos

Los nosocomios de Metztitlán, Zimapán y Materno Infantil de Pachuca tienen observaciones por más de 5 mdp por irregularidades detectadas en obras y equipamiento

  • GIOVANNY FLORES
  • 07/06/2020
  • 20:49 hrs
  • Escuchar
Hospitales covid-19 en Hidalgo arrastran pasado de abandono y desvíos
Tres nosocomios tuvieron observaciones por más de 5 millones de pesos. (Foto: LSR)

PACHUCA.- Hospitales de Hidalgo que estuvieron por más de siete años sin funcionar y con observaciones de la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH) hoy forman parte de la red de nosocomios que recibe a la población infectada por el virus SARS-CoV2.

Los hospitales de Metztitlán, Zimapán y el Materno Infantil de Pachuca son parte de la red de infraestructura médica que dispusieron los gobiernos federal y estatal para la atención a enfermos de covid-19; no obstante, dos de estos tres nosocomios permanecieron siete años sin operar, además los tres tuvieron observaciones de la ASEH en los últimos cinco años.

En la conferencia mañanera del pasado 12 de mayo, el secretario de Salud federal (Ssa), Jorge Alcocer Valera, recordó que el Hospital de Metztitlán fue concluido en 2019, luego de que la obra estuvo detenida durante siete años, así como el nosocomio de Zimapán, que fue construido durante el sexenio del actual senador Miguel Ángel Osorio Chong, y que duró nueve años sin operar hasta este 2020; mientras que el Materno-Infantil de Pachuca sustituyó al Obstétrico a través de una ampliación de infraestructura que empezó el año pasado.

Las obras de construcción y equipamiento de los tres nosocomios no estuvieron exentas de observaciones, según los reportes de 2014 a 2018 de la ASEH acumularon 5 millones 704 mil 539 pesos.

Además, en el mismo periodo de referencia, la red de hospitales y clínicas de la entidad que brindan servicio médico durante la pandemia, aunque no atiende a pacientes covid-19, acumuló irregularidades por 8 millones 726 mil 611.2 pesos.

ELEFANTES BLANCOS

En 2015, la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo detectó irregularidades por un millón 809 mil 987.91 pesos que ejerció el gobierno de Francisco Olvera Ruiz en la construcción y equipamiento del Hospital General de 30 camas de Metztitlán.

De acuerdo con el ente fiscalizador, se pagaron trabajos que no se llevaron a cabo por 783 mil 544.55 pesos, además, el pasado gobierno estatal no aplicó penas convencionales a la empresa encargada de la obra por un millón 26 mil 443.36, debido a incumplimientos en el contrato.

En ese mismo año, la ASEH encontró observaciones por 14 mil 834 pesos en el Hospital de 12 camas de Zimapán.

Para 2016, cuando concluyó el mandato de Olvera Ruíz y comenzó el de Omar Fayad Meneses, el nosocomio de Metztitlán tuvo señalamientos en la segunda etapa de la obra por un millón 167 mil 571.56 pesos, de los cuales, 243 mil 782.13 correspondieron a obras pagas y no realizadas, y 923 mil 789.43 por pagos excesivos.

LA AMPLIACIÓN DEL ANTES OBSTÉTRICO

La ASEH ha hecho señalamientos en la primera etapa de la construcción del Hospital Materno Infantil Perinatal, ubicado en Pachuca, por obras facturadas, pagadas y no ejecutadas, por un total de 2 millones 712 mil 146.63 de pesos, correspondientes al ejercicio fiscal 2018, cuando el titular la Secretaría de Salud estatal era Marco Antonio Escamilla.

En 2017 la obra no tuvo señalamientos de mala aplicación de los recursos en la construcción o equipamiento de nosocomios.

EN DUDA, APLICACIÓN DE RECURSOS EN RED DE HOSPITALES Y CLÍNICAS

De acuerdo con una revisión a los informes de fiscalización de la ASEH, de 2014 a 2018, el Poder Ejecutivo y los Servicios de Salud, organismo descentralizado de la Secretaría de Salud estatal (SSH), tuvieron observaciones económicas por un total de 14 millones 431 mil 150.21 pesos, 5 millones 704 mil 539 pesos corresponden a hospitales covid-19 y 8 millones 726 mil 611.2 al resto.

En 2014, el ente fiscalizador detectó pagos de trabajos no ejecutados en la construcción y equipamiento del Hospital General de Tulancingo de 90 camas, ubicado en Santiago Tulantepec, por un monto de 6 millones 102 mil 351.86 pesos. 

En ese mismo ejercicio fiscal, cuando era gobernador el priista Francisco Olvera Ruíz, también se llevaron a cabo erogaciones de conceptos no realizados por 120 mil 783.20 pesos, en la terminación del Centro de Salud de Tecozautla.

En 2015, la ASEH halló que en el Centro de Salud Jesús del Rosal, ubicado en Pachuca, también se pagaron trabajos no realizados por 821 mil 895.28 pesos

Para 2016, en el que dos administraciones compartieron el gasto del ejercicio fiscal, el ente fiscalizador indicó que hubo una ineficiente planeación en la construcción del Centro de Salud de Huejutla, lo cual desembocó en que existieran pagos excesivos de 378 mil 961.15 pesos y por obras no realizadas por 11 mil 451.52; así como irregularidades en el desembolso de 25 mil 558.11 pesos correspondientes al hospital de Tulancingo.

EN FUNCIONAMIENTO DURANTE EL PICO DE LA PANDEMIA

El pasado 3 de junio, los hospitales de Huichapan, Zimapán y Metztitlán fueron habilitados para atender pacientes positivos del virus SARS-CoV2, como parte del PLAN DN-III-E implementado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a través de la 18 Zona Militar, en coordinación con el gobierno estatal y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), luego de que el gobernador Omar Fayad informara que en la entidad el épico de la epidemia en Hidalgo se presentará a mediados de junio.

La Unidad Médica Regional de Atención a la Gestación y al Neonato de Huichapan cuenta con 10 camas de hospitalización y 5 de terapia intensiva, con una plantilla de 74 trabajadores de la salud.

El hospital del Insabi covid-19 Número 2, en Zimapán, tiene seis camas para terapia intensiva y 14 para hospitalización. Mientras que el de Metztitlán cuenta con 15 y 35, respectivamente, así como con 80 trabajadores.

Los tres nosocomios fueron visitados Fayad Meneses, quien señaló que fueron colocados aparatos de Rayos X que tienen telemedicina, lo cual facilita la revisión por parte de un neumólogo sin que el paciente deba salir de su domicilio.

 

sjl