ESTADOS

Se han cometido ocho suicidios en cárceles de Hidalgo

Entre 2019 y lo que va 2020 se han registrado ocho suicidios en centros penitenciarios de la entidad

  • GIOVANNY FLORES
  • 10/09/2020
  • 16:22 hrs
  • Escuchar
Se han cometido ocho suicidios en cárceles de Hidalgo
El Cereso de Jaltocán concentra el mayor número de suicidios del sistema penitenciario de Hidalgo. (Foto: ilustrativa)

PACHUCA.- El suicidio es un problema de salud pública y que también ocurre en la población que se encuentra en situación de cárcel. En lo que va del año y el anterior se han registrado al menos 8 suicidios de personas recluidas en los centros penitenciarios de Hidalgo, de acuerdo con información oficial y un recuento de notas periodísticas.

De enero a noviembre de 2019 se reportaron cinco casos de suicidios en las cárceles de la entidad. En el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Jaltocán es donde se registró mayor incidencia con tres casos, mientras que en Tulancingo y Pachuca sucedió uno en cada penal, según el informe del sistema penitenciario que realiza la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH).

Dicho documento indica que como parte de la atención médica que reciben las personas privadas de la libertad se les ofrecen pláticas de prevención del suicidio. Sin embargo, el 39 por ciento de la población de los Ceresos y cárceles distritales negaron recibir esta atención. Además, los jóvenes recluidos en el Centro de Internamiento para Adolescentes de Pachuca manifestaron no recibir este tipo de pláticas.

Ante esta situación, la CDHEH sugirió a los centros penitenciarios fortalecer los programas de prevención del suicidio debido a que "siempre" existe la posibilidad de que sucedan.

Después del informe, el 16 de diciembre del año pasado un recluso del Cereso de Actopan, que enfrentaba una pena por robo y asalto, se quitó la vida.

Este año se han registrado dos suicidios al interior de cárceles en la entidad, de acuerdo con un recuento de notas periodísticas.

El primero sucedió el 5 enero en el Centro de Reinserción Social de Pachuca, donde un sujeto, que enfrentaba una condena de 31 años de prisión por feminicidio, se colgó en su celda.

Mientras que el 17 de abril un hombre de 21 años de edad fue encontrado sin vida al interior de la cárcel rural de la comunidad de Xoxolpa, en Yahualica. De acuerdo con los reportes el joven se ahorcó.

RECLUSOS TIENEN ALTERACIONES EMOCIONALES

Patricia Vega López, jefa del departamento de salud psicosocial, en donde se lleva a cabo el programa de salud mental del primer nivel de atención de la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH), indicó que los casos de suicidios en las cárceles tienen que ver con las alteraciones emocionales de los reclusos.

Explicó, en entrevista, que las personas somos "seres de espacio vital", y que por ende requerimos de un espacio para vivir diferentes roles. Por lo que cuando una persona es privada de su libertad deja de vivir varios roles y eso provoca una disminución del ánimo, lo cual se convierte en un detonante del suicidio si no es atendido.

Lee también en LSR Hidalgo: Alcaldes buscan heredar el poder a familiares o cónyuges

Señaló que las jurisdicciones sanitarias, específicamente los municipios donde se encuentran los penales, son las responsables de dar atención médica a la población en situación de cárcel.

HOMBRES SON MÁS CONTUNDENTES

La psicóloga informó que en de enero al 11 de junio de este año identificaron 33 muertes por suicidio en la entidad: 26 cometidos por hombres y 7 por mujeres. En 2019 registraron 104 fallecimientos: 82 en hombres y 22 en mujeres, por lo que la población masculina es la más propensa a consumar el acto deliberado de quitarse la vida mientras que las mujeres son las que más lo intentan sin lograrlo, dijo.

Señaló que en 2019 los grupos de edad que cometieron más suicidios fueron adultos mayores de 65 años, después jóvenes de 15 a 19 y en tercer lugar adultos jóvenes de 25 a 29.

Mientras que este año el grupo más vulnerable ha sido el de jóvenes de 15 a 19 años, después adultos jóvenes de 25 a 29 y en tercero los adultos mayores.

MUERTE PREVENIBLE: ESPECIALISTA

Hay muchos factores de riesgo para que una persona pueda consumar el quitarse la vida, pero los principales son los padecimientos psicóticos y de esquizofrenia; trastornos del ánimo, como depresión y ansiedad; el consumo habitual de drogas; trastornos de la personalidad; y problemas económicos, sociales o familiares, según Vega López.

La psicóloga señaló que el suicidio es una causa de muerte prevenible, por lo que recordó que en la SSH cuentan con áreas de identificación desde el primer nivel de atención médica, como son los núcleos básicos de salud mental que se encuentran en todas las cabeceras municipales de la entidad; los módulos de salud mental en Pachuca y Tulancingo; el hospital psiquiátrico Villa Ocaranza; y toda la red de servicios para atender adicciones. En dichos espacios se ofrecen programas de atención a niños, adolescentes, padres y mujeres.

Sin embargo, la emergencia sanitaria y las medidas de sanidad han llevado al sector salud a limitar sus servicios de manera presencial, por lo cual actualmente se apoyan del servicio de emergencias a través del número telefónico 911, desde donde atienden crisis, problemas de ansiedad vía telefónica.

La jefa del departamento de salud psicosocial señaló que durante la pandemia por el covid-19 han detectado un aumento en los trastornos del estado de ánimo, como ansiedad e incertidumbre. Lo cual, dijo, genera una disminución de la capacidad para afrontar una crisis, lo cual puede llevar a una alteración emocional tan severa que active un comportamiento impulsivo. Por lo que pidió a la población que ante cualquier situación similar busque atención médica o de emergencia a través del 911.


sjl