ESTADOS

¡Qué no te echen la sal! mitos y realidad sobre el consumo de este alimento

Y nada tiene que ver con la superstición, pero si eres de las personas que al comer ponen en la mesa un salero, ten cuidado que puede ser mortal

  • REDACCIÓN
  • 16/03/2022
  • 09:24 hrs
  • Escuchar
¡Qué no te echen la sal! mitos y realidad sobre el consumo de este alimento
El consumo excesivo de sal puede ser mortal (Foto: Ilustrativa web)

PACHUCA.- ¡Cuidado! qué no te echen la sal, porque puede ser mortal. La ingesta excesiva de este alimento es uno de los factores de riesgo más importantes relacionados a enfermedades como la hipertensión arterial, novena causa de muerte, según datos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

¿QUÉ PASA EN EL ORGANISMO CON EL CONSUMO DE SAL?

Consumir sal en exceso y el sodio que contiene, repercute inicialmente en la hipertensión. Con el tiempo provoca daño a nivel cardiovascular y puede causar afección renal, debido a que el riñón se encarga de reabsorber estos micronutrimentos, informó el jefe de la Unidad de Servicio Social y Vinculación Académica de la Escuela de Dietética y Nutrición (EDyN) del ISSSTE, Aldo Emmanuel González Fuentes.

Los daños a la salud relacionados con la elevada ingesta de sal en combinación con otros factores como el sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo, pueden favorecer el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) desde la niñez y a cualquier edad, puntualizó.

SAL EN LOS ALIMENTOS

La mayoría de los alimentos naturales, como vegetales y verduras contienen micronutrimentos y nutrimentos en su composición, entre ellos el sodio.

La dieta mexicana incluye diversas de alimentos con alto contenido en sodio como frituras, botanas, galletas saladas, palomitas, pizzas, burritos, pan, embutidos, aderezos y salsas envasadas, entre otros.

ESTA CANTIDAD DE SAL ES LA QUE DEBES CONSUMIR

Para prevenir los riesgos contra la salud derivados de alto consumo de sal, el nutriólogo recomendó cocinar de preferencia sin sal o no rebasar una cucharada cafetera de sal en la preparación de todos los alimentos del día; evitar la presencia de saleros en la mesa; no añadir sal adicional a los platillos antes de consumirlos.

Al comer productos industrializados, revisar las etiquetas de información nutrimental en empaques y envases, comparar y elegir los de menor o bajo contenido de sodio por porción.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ingesta de sal en adultos no debe superar los cinco gramos por día (el equivalente a aproximadamente dos gramos de sodio), para reducir la presión arterial y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

LOS MITOS SOBRE LA SAL

1.- En un día caluroso, si transpiras mucho, necesitas agregarle más sal a tu comida. Si bien es cierto que al sudar eliminamos cloruro de sodio, la cantidad es muy poca como para que necesitemos ingerir cantidades adicionales de sal. Lo que debes hacer es beber mucha agua.

En el caso de haber sudado en exceso por haber hecho ejercicio, la situación es un poco diferente, pero todo depende en realidad de cuánto ejercicio hayas hecho. Es importante consultar al nutriólogo.

2. La comida sin sal no sabe a nada. Esta frase adquiere veracidad solo si estás acostumbrado a comer con bastante sal; por lo que  las papilas gustativas tardarán un tiempo en acostumbrarse y encontrar el sabor natural de los alimentos.

3. Los alimentos con alto contenido de sal tienen un sabor bastante salado. Muchos alimentos ricos en sal pueden no parecerte salados porque pueden tener otros ingredientes como azúcares, que disimulan la sal. La recomendación es leer el contenido de sodio de las etiquetas.

4. Solo las personas mayores deben preocuparse por el consumo de sal. Esto es falso. Según explica la OMS, comer mucha sal puede elevar la presión sanguínea a cualquier edad.

Lee también en LSR Hidalgo: 10 platillos típicos de Hidalgo que debes probar

5. Reducir la sal puede ser malo para la salud. El sodio, el elemento clave que se encuentra en la sal, es fundamental para que nuestro organismo funcione de manera correcta.

Es poco probable que reducir la sal afecte tu salud negativamente porque, es muy difícil comer poca sal: la mayoría de alimentos que consumimos a diario contienen sal.

CÓMO REDUCIR LA INGESTA DE SAL

No abuses de las salsas, sobre todo la salsa de soja, que suelen tener un contenido elevado de sal. Las salsas de tomate suelen tener menos sal que las que incluyen queso, aceitunas, tocino o jamón.

Reemplaza las barras de cereal, papas fritas y otros snacks con mucha sal, por bastoncillos de verduras, frutos secos sin sal u otros alimentos sin sal.

Reemplaza la sal en la preparación de comidas por hierbas frescas y especias.

Nunca le añadas sal a la comida sin antes probarla.

(Fotos: Ilustrativa web)

No tengas un salero en la mesa (a veces la pereza de levantarte para buscar la sal juega en tu favor).

Si vas a consumir productos procesados, compara las etiquetas antes de comprar y elige los de menor contenido de sodio.

(Con información del ISSSTE y la BBC)

jgp