ESTADOS

Pagar por sexo: una práctica que contribuye a esclavizar mujeres

Al pagar por el servicio sexual de una mujer, los varones de Hidalgo pueden estar contribuyendo al lucrativo e ilícito negocio de la trata de personas

  • SUSANA JIMÉNEZ
  • 12/07/2020
  • 21:00 hrs
  • Escuchar
Pagar por sexo: una práctica que contribuye a esclavizar mujeres
La prevención y el combate a la trata de personas con fines de explotación sexual es un tema que está borrado de la agenda del proyecto de la 4T. (Foto: LSR)

PACHUCA.- “Me gusta la adrenalina de esos lugares”, dice Esteban al describir los table dance ubicados en la carretera Pachuca-Ciudad Sahagún a los que iba con sus amigos antes de que la contingencia sanitaria modificara la vida nocturna de la ciudad.

Lee también en LSR HidalgoCovid devasta economía de indígenas en Pachuca

Entre privados y tragos, la cuenta de una noche podía ascender a 2 mil pesos por persona.

…Estoy dispuesto a pagar porque en algún punto me parece atractiva la experiencia, me gusta la adrenalina del lugar”, refiere Esteban, cuyo nombre fue modificado para este reportaje debido a que pidió preservar su identidad.

René, quien también pidió usar un alias, paga grandes cantidades de dinero por estar acompañado de mujeres “guapas”. Hace unos años, cuando empezó a visitar los tables sí pedía privados, pero después le dejaron de gustar.

Esteban y René no creen que haya trata de personas en los tables que suelen visitar con amigos en una noche de fiesta.

Sin embargo, mujeres explotadas en table dance han ingresado al refugio de alta seguridad de la Asociación Nacional Contra la Trata Humana (Anthus) en Puebla, estado vecino de Hidalgo, refiere la directora jurídica de la organización, Mitzi Cuadra.

Detalla que el proceso de desestructuración psíquica por el que atraviesan las víctimas de trata es brutal, incluso, a las mujeres rescatadas les ha llevado de entre cuatro y siete meses asumirse como víctimas. Recuperar el control de su vida les toma años.

No van a ver a un tipo pegándole con un fuete, porque así no funciona. La violencia física no es la única forma de forzar a una víctima”.

Karla es una sobreviviente de trata. Tenía 12 años cuando aprendió a seducir a los hombres para ganar dinero y evitar una golpiza por no cubrir la cuota que le pedía su padrote.

Los cuatro años que duró su infierno, como ella lo describe, aprendió a sonreírle a los clientes, a involucrarse con ellos, varones de todo tipo: abogados, albañiles, políticos, sacerdotes, jóvenes primerizos, arquitectos, personas lindas y feas.

Karla, quien actualmente es activista de la Fundación Camino a Casa, narra que fue aberrante vivir bajo el yugo de sus explotadores.

Los estragos de la explotación sexual todavía están presentes en la vida de otra sobreviviente de trata que fue obligada a prostituirse a los 15 años en la cantina La Mexicana, ubicada en Huejutla. La joven, originaria de Puebla, que recibe atención de Anthus, experimenta sentimientos de aislamiento.

La dueña del establecimiento, Teresa N., fue aprendida y el año pasado recibió una sentencia de 58 años 11 meses y 26 días de prisión por el delito de trata de personas en modalidad de alojamiento con fines de explotación sexual.

Pese a la detención de Teresa N. y la clausura de La Mexicana, la zona roja de Huejutla siguió operando con normalidad hasta el pasado 20 de marzo, cuando el ayuntamiento ordenó suspender actividades no esenciales para evitar la propagación del virus SARS-CoV-2.

El 27 de junio, los propietarios de los centros nocturnos de Huejutla reactivaron sus actividades, tras acordar con el alcalde Raúl Badillo Ramírez que abrirían en horario escalonado y en diferentes días de la semana.

El establecimiento en el que una niña de 15 años fue explotada está localizado sobre la avenida México, donde al menos hay otros cien locales comerciales que desde el fin de semana pasado han ido retomando sus actividades habituales: vender bebidas y servicios sexuales de mujeres.

Aunque en el primer sábado de nueva normalidad la mayoría de los lugares tiene las cortinas abajo, es posible escuchar música y balbuceos al interior. Otros, como El Gato Negro, con las puertas abiertas esperan a la clientela con dos hileras de mujeres jóvenes acomodadas en sillas.

José, de 54 años, quien es vigilante de seguridad privada, dice que en las cantinas que frecuenta no existe trata.

La necesidad orilla a –las mujeres- a eso porque se les cierran las puertas en todo momento, porque no tienen estudios, porque no tienen un oficio. Recurren a eso porque tienen hijos, porque la comida tiene que llegar de una forma u otra, asimismo, hay personas que lo hacen por gusto, porque les gusta bailar, porque les gusta ese ambiente”, dijo.

La aseveración de José no es totalmente cierta, prueba de ello es que una adolescente de 15 años fue forzada por Teresa N. a la prostitución. Además, Huejutla e Ixmiquilpan son los municipios de Hidalgo con más casos de explotación sexual, especialmente de niñas, según datos de la Fiscalía Especializada en Delitos de Trata de Personas.

Asimismo, entre 2015 y 2020 la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo inició 289 carpetas de investigación por corrupción de menores y 71 expedientes por trata de personas en todas sus modalidades.

Al pagar por el servicio sexual de una mujer, ya sea en una rústica cantina de Huejutla o en un sofisticado table dance de Pachuca, los varones de Hidalgo pueden estar contribuyendo al lucrativo e ilícito negocio de la trata de personas con fines de explotación sexual, que diariamente genera una ganancia de mil 500 pesos por víctima, según datos de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito publicados por el Senado de México. 

PREVENCIÓN Y COMBATE DE TRATA, EN EL OLVIDO

La prevención y el combate a la trata de personas con fines de explotación sexual es un tema que está borrado de la agenda del proyecto de la 4T, señala Patricia Prado, cofundadora de Fundación Camino a Casa.

Por el contrario, detalla, el gobierno federal ha disminuido el presupuesto para instancias que pudieran estar involucradas como la Comisión de Atención a Víctimas, el Instituto de las Mujeres y los refugios para mujeres víctimas de violencia.

La activista agrega que en la red de refugios que opera la fundación no se han recibido víctimas de trata de operativos realizados en la administración de Andrés Manuel López Obrador, lo cual es un indicador que las bandas dedicas a este ilícito operan con impunidad.

Además, explica que no es claro el trabajo que efectúa la Comisión Intersecretarial para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos de Trata, en la elaboración de campañas de prevención a nivel nacional y en asegurarse de que las fiscalías estatales están persiguiendo el delito.

Para conocer las actividades que efectúa la Fiscalía Especializada en Delitos de Trata en Hidalgo se solicitó una entrevista con la titular de la dependencia, Yolanda Samperio Delgadillo, pero no hubo respuesta.

Por su parte, el Centro Estatal de Prevención de la Violencia y Participación Ciudadana, que depende de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo, reportó que en los tres años de la administración de Omar Fayad Meneses se han realizado 5 mil 674 conferencias de prevención del delito, de las cuales, siete actividades estuvieron enfocadas en la prevención de la trata.

ESE CUERPO NO ES TUYO

Para la investigadora Melissa Fernández Chagoya, existe una estructura heteropatriarcal que permite a los hombres pensar que los cuerpos de las mujeres son apropiables.

El debate no es en torno a las prácticas sexuales, no hay un escándalo o una moralina frente a lo que se hace o no a nivel sexual, eso es irrelevante, lo que preocupa es el hecho que para poder llevar a cabo ciertas prácticas sexuales haya la necesidad de un contrato económico, de una compra-venta de un servicio, ese es el tema”.

Al respecto, Mitzi Cuadra menciona que para desalentar el consumo de servicios sexuales es necesario cuestionar el ejercicio de las masculinidades.

Apostamos a la construcción de masculinidades conscientes, es también cuestionarse el ejercicio del poder mediante la contratación de servicios sexuales con fines comerciales. Cuando yo consumo este tipo de servicios qué es realmente lo que estoy consumiendo, cuál es la posición, cuál es el juego en esta posición asimétrica de poder, porque yo sí tengo el poder adquisitivo de pagar por un cuerpo”.

De acuerdo con la activista, la transformación de la mentalidad masculina debe ser reforzada desde el Estado.

Explica que hay campañas exitosas para desalentar el consumo de servicios sexuales. El modelo nórdico que se aplicó en Suecia, mediante el cual se exhibía a los hombres que pagaban por sexo. No obstante, acota que la sociedad mexicana es muy distinta a la sueca para replicar dicha estrategia.

Por el contrario, la prevención y el combate de la trata tiene un futuro desalentador en nuestro país, según Patricia Prado.

México ha permitido cosas terribles. Hoy estamos siendo de los principales países con origen, traslado y consumo de niñas y jóvenes que son víctimas. Está incrementándose terriblemente la pornografía infantil”.

Tal vez, señala, el Poder Legislativo tendría que estar afinando más la ley contra la trata aumentando las penas, incluso considerar la posibilidad de sancionar a los clientes como lo han hecho naciones de Europa.


Este reportaje fue desarrollado con apoyo de la Fundación Thomson Reuters


sjl