Oralia dejó de recibir insulina por desabasto; ISSSTE gastó 110 mdp en medicinas

Oralia dejó de recibir insulina por desabasto; ISSSTE gastó 110 mdp en medicinas

El ISSSTE reportó compras por 110 mdp en insulina y medicina para la hipertensión, mientras que derechohabientes como Oralia tienen secuelas por el desabasto

ESTADOS
  • SONIA RUEDA
  • 21/09/2021
  • 10:05 p.m. hrs
  • Escuchar

PACHUCA.- Aunque el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) adquirió más de 110 millones de pesos en medicamentos para la diabetes e hipertensión, pacientes como Oralia Hernández esperaron semanas para obtener las medicinas. En las farmacias comerciales, la insulina cuesta por lo menos 3 mil 800 pesos, que para ella es incosteable, pues trabaja en una cocina económica.

A través de solicitudes de información, el ISSSTE reportó contratos de compra de medicamentos para diabetes e hipertensión, que en conjunto suman más de 110 millones de pesos, a pesar de la adquisición, la delegación estatal tuvo largas filas de derechohabientes para que fuera surtida una receta, en ocasiones debían regresar hasta tres veces para completar sus medicamentos, esperar una llamada o suspender sus tratamientos.

Oralia Hernández fue una de las que se quedó sin medicamento hasta por dos semanas. Ella trabaja en una cocina económica y ese es su único ingreso, por lo que comprar su propia receta salía de su presupuesto.

Leer en LSR Hidalgo"Cada que llueve en Tula, regresa la incertidumbre por una nueva inundación"

El ISSSTE lo tengo por mi hija, ella me aseguró desde hace como cuatro años, nunca me habían faltado medicinas, a veces me las cambiaban si no había una, pero esta vez dejé de ponerme insulina”.

En pleno ascenso de la pandemia por la covid-19, pacientes y familiares debían dejar su receta, mientras localizaban las claves y tras uno o tres horas volvían, a veces debían esperar afuera de los mismos hospitales.

Las consecuencias de no aplicar las inyecciones es el descontrol de la glucosa, lo que empeora el estado de los pacientes.

Oralia preguntó en cuánto salía la caja de pastillas para la presión y la encontró en 56 pesos, pero la insulina costaba hasta 200 pesos por frasco, más la jeringa especial para la aplicación. Por paquetes de cinco o más frascos, los precios van de los 3 mil 800 hasta los 9 mil pesos.

Así que, ante la imposibilidad de comprarlos por su cuenta, suspendió su tratamiento por algunos de meses, ya que además tuvo que resguardarse por el confinamiento de la contingencia sanitaria, hasta que regresó al ISSSTE a finales de año por su nueva receta.

Aunque la insuficiencia persistió durante el primer cuatrimestre del año,  especificó que poco a poco se ha ido regularizando.

Además de ser diabética e hipertensa, tiene afectaciones en los pulmones ya que durante su juventud cocinaba en estufa de leña. También tiene problemas de circulación lo que le causa mucho dolor en las piernas.

Según sus propias palabras la inconsistencia de su tratamiento le ha dejado algunas secuelas, que van desde dolores de cabeza intensos hasta nauseas después de que ingiere cualquier alimento.

A veces no puedo desayunar o termino de comer y vuelvo el estómago luego luego, eso antes no lo tenía, pero desde el año pasado sí, y este se hizo más grande y pues además con el virus, uno no puede ir por consulta así como si nada”.

LAS MEDICINAS SIN RUTA A LA FARMACIA

El año pasado, el ISSSTE fue una de las instituciones de salud que registró el desabasto más grande. El problema fue atribuido a que desde el nivel central no llegaban a las farmacias de los hospitales en todo el país.

Leer en LSR HidalgoDe sequía a inundaciones: la batalla de los campesinos en Metztitlán

En Hidalgo, la delegación tuvo largas filas para esperar que fuera surtida una receta, en ocasiones debían regresar hasta tres veces para completar sus medicamentos, o esperar una llamada que podía avisarles si ya estaba su medicamento, o debían esperar un poco más.

Son tres los contratos con los que compraron insulina humana que se entrega a los pacientes diabéticos y Losartán, recomendado para la hipertensión. De acuerdo con los documentos, por ambos se pagó una cantidad de 110 millones 716 mil 926 pesos.

El contrato más grande se pagó a la empresa Sanofi-Aventis México S.A. de C.V. que tiene su ubicación en Coyoacan, en la Ciudad de México. El número de contrato se ubica con la rúbrica 200373 ME que se firmó el 26 de agosto del 2020.

La compra fue por 57 millones 689 mil 834  y el medicamento fue insulina glargina en solución inyectable enfrascada en dosis de 10 mililitros. Se compraron 695 mil unidades.

Otra compra quedó asentada en el contrato con número 200253 ME, esta vez se pagó a la empresa Wockhardt Farmaceutica, S.A. de C.V. fue la misma insulina pero por una cantidad menor, ya que fueron 297.918 dosis por un monto total de 26 mil 392 555 mil pesos.

En el caso de Losartán, la compra se hizo por un total de 26 millones 634 mil 537, en cantidad, se compraron 3 millones 36 mil 652 paquetes de 30 grageas casa uno.

La empresa que entregó el medicamento es Sanofi-Aventis Wlnthrop, S.A. de C.V., así lo muestra el contrato 200286 ME.

Los contratos fueron entregados mediante solicitud de información a la Plataforma Nacional de Transparencia, sobre las compras consolidados que afectaron el abasto en los hospitales hidalguenses.

El Instituto ha reconocido en varias ocasiones el desabasto a nivel nacional y en varias entidades de la República. Sus autoridades acusaron que algunas empresas no hicieron entregas en tiempo y forma, lo que generó algunos atrasos para atender a los pacientes.

En Hidalgo, se atiende a 385 mil 404 personas que mantienen sus derechos de seguridad social en este sistema.


mai