ESTADOS

Inhalé hasta el fondo y cuando lo solté me desmayé

El consumo de sustancias como el cristal o mefedrona para la estimulación sexual es una puerta al mundo de las adicciones

  • OLIVER GARCÍA
  • 19/07/2020
  • 21:18 hrs
  • Escuchar
Inhalé hasta el fondo y cuando lo solté me desmayé
“Yo les diría que aunque la curiosidad sea muy grande, no lo hagan..." (Foto: LSR)

PACHUCA.- Inhalar sustancias para alcanzar la excitación es más común de lo que parece, algunos las usan para fines recreativos, pero otros no pueden concebir el sexo sin cristal, cloruro o mefedrona porque desarrollaron una dependencia que destruye su percepción de la seguridad y los arrastra a prácticas de riesgo, depresión o violencia, relata Luis, un trabajador sexual.

Lee también en LSR Hidalgo: Ópiaceos, el medicamento que convirtió a Laura en adicta

La primera vez que usé cristal no me explicaron cómo funcionaba, pensé que era como la marihuana, que tienes que aguantar el humito y soltarlo, pero ni madres, aspiré hasta el fondo y cuando lo solté me desmayé como 30 segundos. Se supone que jalas, pero no dejas que pase a los pulmones como el tabaco, aspiras sin darle el golpe o no sé cómo le dicen aquí”.


No estaba cansado y no durmió por cinco días; al quinto, se desplomó para despertar 72 horas después. El cristal o metanfetamina, dice, es usado porque facilita la penetración, pero inhibe las erecciones, por lo que obliga a los usuarios a mezclarlo con sildenafin (viagra).

Te estás dando en la madre durísimo, estás llevando tu cuerpo a un nivel de calentura muy cañón y tu cuerpo no responde fisiológicamente, entonces en esta desesperación utilizas otras sustancias”.


El sexoservidor de 38 años, quien ha vivido en Guadalajara, Nuevo León, la Ciudad de México e Hidalgo, explica que cuando era adolescente el catálogo de narcóticos se limitaba a alcohol, tabaco y marihuana, pero desde hace unos años la disponibilidad de otras sustancias es más alta.

El último día de 2019 una persona que transportaba 23.56 kilos de cristal en dos maletas fue detenido en la Central de Autobuses de Pachuca por elementos de la Guardia Nacional. El sujeto provenía de Jalisco y fue detectado por binomios caninos.

La Silla Rota Hidalgo solicitó a la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSPH) el número de aseguramientos de esta sustancia en 2020, pero la dependencia no respondió hasta el cierre de esta nota.

NULA PRECAUCIÓN

“En Monterrey conocí una pareja de chavos y uno de ellos hacía esto del slam –inyección de sustancias como mefedrona, cocaína o ketamina– y traía esta parte de aquí (donde termina el antebrazo) destrozado, traía hoyos, como llagas de que se picaba y se picaba, me quedé viendo cómo lo hacía. Se ponía una liga y cuando la soltaba la droga empezaba a correr en el torrente sanguíneo. En mi mente yo veía cómo sus venas se hacían negras.

“Era como si se hubieran relajado muchísimo, pero después toda la gente tenía efectos secundarios muy raros, algunos se ponían violentos, otros se ponían como desesperados porque los penetraran con lo que sea, méteme el brazo, el tenis, la tele, lo que sea, entonces como que ya no andaban en esta dimensión”, narra.

La mezcla de sustancias y sexo, sea alcohol u otras drogas, deriva en prácticas sin protección porque la percepción de la seguridad es nula. Esto abre la puerta a enfermedades de transmisión sexual.

Estás tan estimulado, que cedes ante la presión de otra persona que te agarra y empiezas acá el faje y los besos, entonces tu mente no está pensando en que me tengo que proteger, sino en que la tengo que pasar chido. Ya después estás tronándote los dedos y te dices: ¿qué hice?”.


Desde 2016 las autoridades de salud registraron un incremento en el número de portadores asintomáticos de Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), pues la cifra subió de 118 casos ese año, 130 en 2017, 168 al periodo siguiente y 232 en 2019. En lo que va de 2020 se contabilizan 77 casos.

De total de 725 en ese lapso, 627 corresponden a varones, equivalente a 86.4 por ciento, mientras 98 se refieren a mujeres, de acuerdo con datos de la Dirección General de Epidemiología de Salud federal.

TU CUERPO COBRA VENGANZA

De niño, Luis fue sometido a distintos fármacos para llevar una vida funcional porque sólo tenía dos facetas, estar super enérgico o deprimido, tenía muchos problemas de conducta; además, dice, no se considera una persona “fuerte”.

Probó las drogas después de los 30 años para estimular su sexualidad. Antes, sostiene, no disfrutaba del sexo; incluso llegó un momento en el que se consideró “frígido”.

“Hay varias sustancias, están los poppers, el crack, que es como un derivado de la cocaína, que a algunas personas las pone muy calientes, a mí me hizo eso. El cloruro, que es el spray este para las lesiones de los deportistas, lo que haces es mojar un trapito. Es una sensación entre que te desmayas y no te desmayas, es muy extraña, te relaja.

“A mí me llegó a pasar alguna vez, yo no sabía cómo utilizar la droga porque era muy principiante, entonces estaba teniendo sexo, yo como pasivo, chupé muy fuerte el trapito y me desmayé, y no me acuerdo ni siquiera cuánto tiempo me desmayé. Yo estaba boca abajo y hasta después me di cuenta de que ellos no se habían percatado porque cuando desperté nada más sentía cómo mi cuerpo se hacía así (tambaleaba), desperté y dije: creo que me desmayé ¿cuánto tiempo me habré desmayado?”.

Sin embargo, pese a las experiencias, Luis considera que la libido debe ser suficiente para la satisfacción. En sus cinco sentidos, dice, el usuario puede decidir qué quiere, mientras bajo la influencia es más fácil dejarse llevar por el placer combinado y terminar con una dependencia.

Tu cuerpo cobra venganza de todo lo que le has metido, entonces te empieza a pedir, dame dame, dame, sígueme dando droga, y si no se la das, viene una especie de efectos secundarios superfuertes: falta de sueño, irritabilidad, depresión, te vuelves violento, no tienes apetito. Te llevas entre las patas a mucha gente, son procesos de mucho dolor porque una vez que las tocas te olvidas de lo que eras antes".


“Fueron dos años que parecían un infierno, acabé con el dinero que me dejó mi papá, vendí mi coche, taloneé a todos mis hermanos, a mis tíos, a mi mamá. Llegó un momento en el que a mi hermana le robaba cosas o le sacaba dinero de su cuarto. A mi mamá le chillaba para que me diera dinero porque me estaban dando los síntomas de la abstinencia, era una desesperación horrible. Después, cuando cobré conciencia de lo que estaba haciendo, yo ya llevaba más de un millón 300 mil pesos gastados en menos de cuatro meses”, relata.

SEXO Y DROGAS: GRANDES ENEMIGOS

Yo estaba acostumbrado a hacer ejercicio y llegó un momento en el que me vi en el espejo y ya me veía demacrado, la cara super chupada, me veía como grisáceo, marchito, raro, se me caía el cabello, los ojos apagados, las uñas super delgadas. Lo que hace la droga es descalcificarte, ya no te fijan los nutrientes, te sientes débil, parte esto es porque el consumo provoca que no consumas agua, no comas y no duermas”.


Los efectos de los estupefacientes en la sexualidad a largo plazo son adversos. En las mujeres produce alteración del ciclo menstrual, disminución del deseo, anorgasmia e infertilidad, mientras en los varones disminuye las hormonas masculinas y la producción de espermatozoides, causa impotencia y el aumento del tamaño de la próstata, según el artículo Drogas y sexualidad: grandes enemigos, publicado por la Revista Cubana de Medicina General Integral.

El nitrato de amilo, conocido como poppers, en algunos casos ha provocado ataques cardiacos. Entre sus consecuencias secundarias más comunes se incluye vértigo, migrañas, náuseas y debilidad muscular, ejemplifica el documento.

COMUNIDAD GAY EN RIESGO

Aunque el uso de sustancias es generalizado entre la población, la combinación con sexo es particularmente habitual entre la comunidad LGBTTTI, en específico, entre hombres que mantienen contacto con otros hombres. En aplicaciones como Grindr es común observar perfiles que colocan un ícono con forma de diamante, fuego, plantas o una paleta de dulce, que simbolizan que el usuario consume o busca un encuentro que involucre cristal, slam y marihuana.

Yo creo que no se debe generalizar, pero en el ámbito gay, esta alegría de todo el tiempo celebrar, creo que los puede hacer un poco más propensos al consumo, por el afán de estar eufórico y todo el tiempo estar queriendo pasarla padre, creo sí los pueden hacer mucho más vulnerables. La comunidad gay es sexualmente más activa que al heterosexual y es más promiscua, que es un punto importante”, opina Luis, quien principalmente ofrece sus servicios a personas de sector".


“Si un heterosexual se acuesta con cinco personas, una persona gay se puede acostar con el doble o el triple y entre ellas habrá personas que los inciten al consumo. Después, algunos podrán salir, pero otros se volverán dependientes y es como una cadenita, se encontrarán con más para ofrecerles”.

Internet también es una ventana que ofrece tutoriales en video, guías, consejos y grupos para utilizar los narcóticos.

ESFUERZOS DE SALUD, ENFOCADOS EN ADOLESCENTES

Experiencias como bajo rendimiento escolar, problemas en el seno familiar, violencia, padres separado o trastornos mentales y del comportamiento son algunas condiciones que vuelven proclives a la población a desencadenar una adicción, señala Christopher Mata Taboada, encargado del Departamento de Salud Mental y Adicciones de la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH).

Es muy difícil definir cuál fue primero, no se sabe si los trastornos mentales derivan en el consumo de la sustancia o viceversa. Consideramos que la población más vulnerable es la adolescente, independientemente de su sexo, creencias, género y demás, porque en esa etapa de la vida el cerebro no está totalmente desarrollado y cualquier ingesta de sustancias psicoactivas en esa edad hace una modificación al sistema nervioso central, por lo que va a presentar más problemas negativos a futuro”.


Los programas del organismo –que incluyen atención en cinco centros privados y dos públicos en el estado– se enfocan en la prevención en escuelas y tratamiento a los menores de forma general, pues no está identificada un tipo de población específica como la comunidad gay, señaló.

Esto (adicción) no distingue de estatus o estratos sociales o de personas propensos a otras conductas de riesgo. Entre los habitantes indígenas, por ejemplo, incluso por tradición se consumen por pulque y no quiere decir que sean más vulnerables”.


Sin precisar el número, el funcionario informó que en Hidalgo la mayoría de las solicitudes en los centros de atención corresponden a consumo de bebidas alcohólicas, en segundo lugar a marihuana y en tercero a tabaco, en menor medida al resto de las sustancias.

En Hidalgo no ha sido tan notorio, pero sí hemos identificado que la oferta de otras drogas, de estimulantes anfetamínico, se ha incrementado porque son sustancias de creación, pueden ser una mezcla de otra droga con otra. Se venden como cocaína o piedra y no sabes realmente si son este tipo de sustancias porque tienen a mezclarlas para malbaratar el producto. Hidalgo no sería un referente porque a nivel nacional se manejan estadísticas más altas en el norte del país”.


Las autoridades de procuración de justicia remiten a las personas a las Unidades Especializadas de la SSH a personas que por el efecto de los psicoactivos estuvieron involucrados en accidentes viales, fueron aseguradas por narcomenudeo y consumo o que tienen características de violencia, menciona.

MI MENTE SE ESTÁ REHABILITANDO

Aunque reconoce que no dejó las sustancias de un día para otro, Luis asegura que, con algunos tropiezos, ha permanecido “limpio” los últimos meses, gracias al apoyo de su pareja y de la familia de éste.

Mi mente se está rehabilitando porque cuando estás metido en la adicción, solo piensas en dónde consigo, a quién le pido. La verdad es que estar dentro de una dinámica de familia a mí me cambió verdaderamente la mentalidad. Antes estaba solo y no tenía ninguna razón para querer estar bien, no tenía absolutamente nada que perder".


Apenas estamos jugando a la casita, tenemos nuestro lugar, empezando a comprar nuestras cosas. Algo que veía muy lejano, ya está empezando a suceder. Ya hay una motivación de querer estar mejor, antes estaba en situación de calle, sin amigos,

Continúa con su oficio porque en una hora puede obtener lo que cobraría en una semana como estilista o traductor, actividades a las que también se ha dedicado.

“Yo les diría que aunque la curiosidad sea muy grande, no lo hagan, ni porque en mis días de joven yo quise probar, porque no conocen que tan propenso es su organismo a crear una dependencia a la sustancia”.


sjl