ESTADOS

En Hidalgo, festejan 30 de abril confinados y aburridos de clases virtuales

Este 30 de abril no habrá festivales ni juegos en los parques, niños y niñas de Actopan, Tepatepec y Pachuca lo pasarán confinados y lejos de sus amigos

  • LORENA ROSAS
  • 30/04/2021
  • 11:47 hrs
  • Escuchar
En Hidalgo, festejan 30 de abril confinados y aburridos de clases virtuales
Niños y niñas que viven en Actopan, Tepatepec y Pachuca experimentan los mismos sentimientos de hartazgo y enojo, así es como celebrarán este 30 de abril. (Foto: Archivo)

PACHUCA.– Aunque viven en contextos rurales y urbanos diferentes, para cuatro niños y niñas de Actopan, Francisco I. Madero y Pachuca este 30 de abril será el segundo que festejan lejos de sus amigos y confinados por la pandemia de covid-19.

Este día no salieron a los parques y tampoco participaron en festivales escolares porque están resguardados en casa para evitar contagiarse del virus SARS-CoV-2.

Situación que a su vez les ha ocasionado problemas de sueño y concentración, también sentimientos de hartazgo, enojo y estrés, tras estar en confinamiento más de un año, relataron sus madres.

CLASES NOCTURNAS

Desde que el tío de Regina se enfermó de covid-19, la niña de 12 años tiene temor de contagiarse y no visita a sus primos o amigos para jugar.

Lee también en LSR HidalgoRobo de bicicletas, golpe a un deporte boyante de Hidalgo

Tiene dos hermanos, pero no viven con ella, por lo que pasará este 30 de abril confinada en su casa y solo en compañía de su mamá, como lo ha hecho desde marzo de 2020.

Regina y Julia Ángeles López, su madre, habitan en la comunidad San Diego Canguihuindo, Actopan, Hidalgo, donde no hay internet y la señal de televisión es débil.

Antes de la pandemia, la distracción para la menor era acudir a la escuela y convivir con sus amigas en festivales escolares como el 30 de abril, pero esas actividades se acabaron tras la declaratoria de emergencia sanitaria y la implementación de escuela a distancia.

Ahora, Regina espera a que den las 9:30 de la noche para tomar clases. El canal 34.1 es el único que agarra su televisión y tiene que esperar a la retransmisión de contenidos.

A mi niña sí le ha repercutido la pandemia, para empezar sus clases empiezan a las nueve y media de la noche y entonces se cansa mucho de la vista, a veces no entiende matemáticas, le cuesta mucho y se estresa".

Aunado a los problemas para conciliar el sueño, el miedo en la menor a contagiarse de covid-19 aumentó luego de que uno de sus tíos se enfermó.

Es muy preocupona y le preocupa que alguien de la familia se vaya a contagiar porque aquí ya tuvimos un caso".

SIN CONTACTO CON AMIGOS

Gloria Sánchez Islas y su hija de 7 años viven en Tepatepec, localidad de Francisco I. Madero, desde casa desarrollan sus actividades juntas, pero aisladas.

Al estar en casa mi hija no tiene contacto o relaciones con otros niños con los que pueda jugar o distraerse, estar en casa es para ella estresante".

Además del estrés, Gloria narró que la pequeña de experimenta frustración con las tareas escolares y este día será especialmente difícil porque no habrá festejos como en años anteriores.

Las actividades de los libros dicen: dialoga con un compañero o con tus compañeros haz equipo, tenemos que hacer esas actividades, pero ella no tiene con quien y a veces se enoja por no lograr hacer un trabajo como se la están pidiendo".

La madre de familia -quien también es educadora de preescolar-, explicó que al igual que su hija los 22 infantes que atiende a través de clases en línea han dejado el desarrollo de sus habilidades de empatía y al no tener contacto con sus iguales, tampoco fortalecen sus relaciones sociales.

Al ir a la escuela, los niños socializan, desarrollan diferentes capacidades y habilidades con sus compañeros, con personas que se encuentran fuera, pero al estar dentro de casa se cortan todas estas interacciones sociales".

PELEAS ENTRE HERMANOS

Fabiola Jiménez Pérez tiene dos hijos de 7 y 11 años que este 30 de abril no convivirán con sus amigos de la escuela, natación o futbol.

Aunque para festejar planearon dibujar, ver películas, comer palomitas y cocinar; la madre de familia reconoció que a un año de la pandemia hay desinterés por parte de sus hijos.

Mi hijo de siete años está irritable, a estas alturas ya no se quiere conectar a clases, él ya dice que no, pelea más con su hermano, está poco tolerable, incluso no ha querido comer bien".

En el caso del niño de 11 años, Fabiola contó que algunas clases por computadora como la de educación física le aburren porque no es lo mismo acudir a practicar con sus compañeros.

Él no quiere hacer nada, él entrenaba tres veces a la semana fútbol y los partidos el sábado, pero ahora ya no quiere hacer nada, solo quiere estar acostado".

Al respecto, la especialista y defensora de los derechos de infancias, Reyna Torres Juárez, explicó que la pandemia ha dejado afectaciones directas hacia la niñez, quienes no encuentran espacios para expresar sus emociones.

Pareciera que el hecho de vivir estas etapas y de estar en casa les debiese resultar algo agradable (...) pero lo que nos han contado es que hay soledad. Recientemente en diálogo con niños y niñas, expresaron sentirse solos, aunque tienen espacios virtuales en los que pueden encontrarse con otros".

En consecuencia, este 30 de abril los infantes estarán en sus viviendas, el nuevo lugar para asistir a la escuela, hacer tareas, pasar las vacaciones e intentar realizar actividades recreativas mientras continúa la pandemia.


sjl