ESTADOS

Don Roberto, el taxista que traslada enfermos ‘hasta en su espalda’

De oficio músico y taxista, don Roberto se ha ganado el cariño de sus vecinos de San Bartolo Tutotepec por su solidaridad con familias de enfermos

  • JOSÉ ANTONIO ALCARAZ
  • 01/12/2020
  • 15:05 hrs
  • Escuchar
Don Roberto, el taxista que traslada enfermos ‘hasta en su espalda’
En junio pasado, trasladó a una adulta mayor en la espalda desde su casa hasta el taxi. (Foto: Cortesía)

PACHUCA.- Roberto Castro, taxista y músico de oficio, ha tomado relevancia en su natal San Bartolo Tutotepec debido a las acciones de generosidad, empatía y solidaridad, luego de que se dieran a conocer fotografías cuando trasladaba en su espalda a una adulta mayor.

Todo ocurrió en junio pasado, cuando en semáforo rojo de la pandemia del covid-19, un joven llegó al sitio de taxis de la colonia Valle Verde donde trabaja Roberto. El muchacho pidió un servicio urgente, recoger a su mamá (una mujer de entre 70 y 80 años de edad) en El Candeje y trasladarla al Hospital Regional Otomí-Tepehua.

Lee también en LSR Hidalgo: De limpiaparabrisas, Héctor busca sacar adelante a su familia

Rentar un taxi fue la única opción que le quedó al joven que antes había pedido a la presidencia municipal de San Bartolo Tutotepec una ambulancia. Sin embargo, no había conductores.

El chavo estaba nervioso y me dijo: ‘esta grave mi mamá. No sé cómo hacerle y temo que pueda morir, necesito que me ayude a llevarla al hospital’. Inmediatamente, nos arrancamos para la comunidad donde vive”.

El acceso a la comunidad El Candeje estaba muy accidentado, el taxi no pudo pasar. Roberto estacionó el auto a un costado de la carretera y caminó con el muchacho hasta la casa de la anciana.

Entre la desesperación del chavo, que la quería sacar cargando en brazos como tronco. Yo le dije que ‘así no’, pues lastimaría más a la señora”.

Al ver la angustia de la familia se le ocurrió amarrar con una silla de madera a la cabeza y llevarla cargando en la espalda.

Amarramos (con un rebozo azul) a la señora a la silla (del estómago) con mucho cuidado pues tenía mucho dolor y así nos la trajimos hasta el taxi. Cuando me cansaba, el hijo de la señora me ayudaba”.

Cuando al fin llegaron al taxi, se trasladaron al Hospital Regional Otomí-Tepehua, para que la adulta mayor recibiera la atención médica.

Aunque no preguntó de qué estaba enferma, a la semana siguiente, supo que a la señora la dieron de alta a los dos días. Eso lo alegró.

A LOS ENFERMOS NO LES COBRA

Aunque del taxi saca para los gastos de él y su familia, cuando se trata de ayudar a un enfermo don Roberto no cobra “ni un quinto”, pues dice que “hay que ser empáticos con el prójimo”.

Gracias a Dios, dice, “tengo la oportunidad y el esfuerzo de tener un carrito (taxi) y de tener una base para poder ganarnos la vida. Algo que tengo en claro es que cuando me piden algún servicio para llevar a algún enfermo al hospital o al centro de salud, no se los cobro, ni un quinto”, compartió.

Esta forma de solidarizarse, dijo, también la han adoptado otros taxistas “porque todos en algún momento hemos tenido alguna emergencia y eso implica sacar los ahorritos para lo que se ofrezca. Por eso yo les digo: ‘a mí no me paguen, mejor ocupa ese dinerito para los medicamentos, para un taco o para lo que se ofrezca’, eso es lo que les digo”.

Don Roberto reconoce que hay otros taxistas que cuando llevan a un enfermo “se encajan y cobran de más”.

Yo cuando los llevo al hospital y me sacan el billetito para pagarme les digo: ‘no señores, usen el dinero para ayudar a su enfermo, para comprarse un juguito o una agüita’, hay que ser solidarios”.

TAMBIÉN ES MUSICO, TOCA EL VIOLÍN EN UN TRIO


Además del taxi, don Roberto se gana la vida tocando el violín en el “Trio Integrantes del Valle”, de San Bartolo Tutotepec. Sin embargo, debido a la suspensión de las actividades y concentraciones masivas por la pandemia del covid-19, en estos últimos nueve meses, no ha tenido trabajo.

De lunes a viernes me dedico al taxi y los fines de semana nos contratan para fiestas… pero ahorita por la situación de la enfermedad sí nos dio un bajón, y no hemos podido ir a tocar a las fiestas… regularmente vamos a tocar al municipio de Huasca, Omitlán y Atotonilco El Grande, allá está nuestra plaza de trabajo”.

Don Roberto finaliza diciendo que “ojalá y todo esto (de la pandemia) acabe pronto, primero Dios, para poder darle con todo a nuestro oficio, la música… pero aquí seguiremos en el taxi mientras Dios nos lo permita”.


sjl