ESTADOS

Declaran región de Tula en estado de emergencia

Acuerda SEMARNAT programa de restauración ecológica en la zona de la región de Tula del estado de Hidalgo

  • REDACCIÓN
  • 17/07/2019
  • 10:00 hrs
  • Escuchar
Declaran región de Tula en estado de emergencia
Presa Endhó en el municipio de Tula, Hidalgo, considerada un foco de infección (Foto: @RedCuencas)

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) declaró la región de Tula, en Hidalgo en emergencia ambiental, debido a los altos contaminantes que presenta.

Lee también en LSR Hidalgo: Piden incluir a Tula-Tepeji en la cuenca atmosférica del Valle de México

Estudios arrojaron que es Tula, una de las zonas más contaminadas del país al tener presencia de industrias como la refinería de Pemex, cementeras y termoeléctricas.

La problemática agrava en el suelo, el aire y el agua. En este último, esta el caso específico de la presa Endhó.

Condenada hace 38 años a recibir las aguas residuales de fábricas y de la Ciudad de México, hoy se encuentra en situación deplorable.

Indicadores han arrojado que el agua de la presa contiene altos niveles de mercurio, arsénico, plomo, y otras sustancias contaminantes que generan enfermedades alrededor de la región, indicó en conferencia de prensa Víctor Manuel Toledo, titular de la SEMARNAT.

Alertó que un 98% de las partículas de ozono y dióxido de azufre en el aire viene de la región de Tula, convirtiéndola casi en una región inhabitable

La urgencia de atender esta zona e implementar un programa de restauración ecológica radica en sus cerca de 175 mil habitantes, quienes sufren directamente las consecuencias: enfermedades, plagas, mosquitos, contaminación en los campos agrícolas y malformaciones son algunos de los estragos, y que originó que el año pasado la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) declarará a esta región en emergencia sanitaria.

NO SIEMPRE FUE ASÍ

La presa Endhó fue construida entre 1947-1952, y en un principio concentró agua dulce proveniente del río Tula. Ahí se practicaban deportes acuáticos y la pesca, hasta que pasó a convertirse, en 1975 –durante el sexenio de Luis Echeverría Álvarez y cuando Octavio Sentíes Gómez era jefe del Departamento del Distrito Federal–, en depósito de las aguas cloacales del valle de México y de la capital del país, que diariamente expulsa casi 40 mil litros de aguas negras por segundo.


jgp