ESTADOS

Albañiles y comerciantes, las dos caras del Día de la Cruz

Mientras que doña Alfonsa remató sus cruces de madera por la competencia desleal, Nico agradece llegar a este día con trabajo hasta en dos obras de construcción

  • SONIA RUEDA / JOSÉ ANTONIO ALCARAZ
  • 03/05/2021
  • 17:08 hrs
  • Escuchar
Albañiles y comerciantes, las dos caras del Día de la Cruz
Doña Alfonsa, vendedora de cruces de madera y Nico, albañil desde hace 25 años. (Foto: José Antonio Alcaraz/ Sonia Rueda)

PACHUCA.- Con las restricciones de movilidad más relajadas, cientos de albañiles acudieron a la Iglesia de la Asunción a bendecir sus cruces de madera que vendedoras como doña Alfonsa García ofrecen en el atrio; mientras que Nico Hidalgo espera a que llegue la tarde, porque en la obra en la que trabaja habrá comida y bebida.

REMATE POR COMPETENCIA DESLEAL

Alfonsa García, originaria de San Miguel El Cerezo, Pachuca, tuvo que rebajar de 100 a 80 pesos las cruces de madera este 3 de mayo, día que se festeja a La Santa Cruz.

Lo que pasa, dijo, "los comerciantes (ambulantes) que ya ocupan la plaza (afuera de la Iglesia de la Asunción) también comenzaron a vender cruces más baratas y pues no nos quedó de otra más que bajar su precio".

Así lo expresó la mujer de 78 años, quien desde la década de los años ochenta, cada 3 de mayo, vende cruces adornadas con flores de colores a los feligreses católicos, principalmente albañiles, que acuden cada año a recibir la bendición.

Junto con sus dos hijos fabrican las cruces de madera, las barnizan y adornan para ofrecerlas.

Las estamos dando en 80 pesos (igual que la competencia). Las bajamos porque allá adelante (señalando puestos ambulantes) las están dando baratas, pues ellos las traen de la Ciudad de México", comentó la comerciante.

Aunque la venta de cruces ha estado tranquila, dijo que espera reponerse económicamente para sacar la inversión, y esta actividad es esporádica ya que el resto del año se dedica a vender nopales, gualumbos, semillas y escamoles.

DOCENA DE COHETES EN 180 PESOS

Las inmediaciones de la iglesia de La Asunción, también fueron aprovechadas por comerciantes de pirotecnia para ofertar a 180 pesos la docena de cohetes, que avientan en las peregrinaciones.

Para pasar desapercibidos, pues esta actividad comercial está prohibida en vía pública, los ofrecían en bolsas negras a las personas que se formaron para entrar al templo católico.

EL TRABAJO NO PARÓ

Desde hace 25 años, Nico Hidalgo trabaja como albañil en varias construcciones. En entrevista, explicó que durante el año de confinamiento por covid-19, el sector de la construcción no se ha detenido, incluso ha tenido más contratos que en años anteriores.

La crisis que ha dejado el covid-19 no ha pegado al sector de la construcción, ya que ha tenido incluso más trabajo, hasta sábados y domingos.

No nos ha pegado, cuando bajan las obras, nos metemos a trabajar por día. Gracias a dios, tenemos mucho trabajo y a veces estamos en dos lugares trabajando".

Explicó que el material de construcción sí ha aumentado de precio, por bulto de cemento cuesta hasta 40 pesos más.

Yo les doy el precio de mi trabajo, los patrones ya sabrán de qué material compran o en dónde, hay lugares que dan crédito y eso les da oportunidad para terminar la obra y luego pagar".

Agregó que el hecho de que las personas estuvieran en casa les hizo invertir más en los espacios que ocupan las familias, por ejemplo oficinas, cuartos para computadora, ampliaciones de salas y cocinas.

Incluso hemos hecho otros trabajos para baños e instalaciones de agua de gente que pide más para las personas que viven".

Él está orgulloso del trabajo que hace, el oficio se lo enseñó su padre desde que era pequeño y ahora él continúa lo que le enseñó.

Lo más difícil luego está en cobrar, porque eso no te lo enseñan".

Agregó que le gustaría que las personas comprendieran que es un trabajo que requiere fuerza y que a veces es difícil ya que las personas suelen ser demandantes con el trabajo.

Cada 3 de mayo los patrones y dueños de las construcciones celebran el oficio de los albañiles, el entrevistado explicó que les preparan comida y hay una convivencia entre los trabajadores de la construcción.


Fotografías Sonia Rueda y José Antonio Alcaraz

sjl