ESTADOS

A un año, homicidas de Ahuehuepan siguen libres

Ha pasado un año desde que una pareja de trabajadores fue torturada y quemada por pobladores de Santa Ana Ahuehuepan sin que haya responsables detenidos

  • SUSANA JIMÉNEZ
  • 30/08/2019
  • 13:48 hrs
  • Escuchar
A un año, homicidas de Ahuehuepan siguen libres
La pareja que fue quemada hace un año en Santa Ana Ahuehuepan tenía tres hijos. (Vanguardia / Especial)

El 30 de agosto del año pasado, alrededor de las 13:00 horas, una pareja originaria de Durango acusada de robar niños fue torturada y asesinada por pobladores de Santa Ana Ahuehuepan, en Tula de Allende.

El delito por el que la pareja, un hombre de 50 años y su mujer de 40, fue quemada viva no existió, confirmó un día después la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), en un comunicado de prensa.

Aunque han transcurrido 365 días del hecho que arrebató la vida a los padres de tres menores de edad, la fiscalía estatal no ha avanzado en la investigación, relata la hermana de una de las víctimas y tutora de los huérfanos.

La mujer, quien solicita ser nombrada como María Amada, afirma que entregó al Ministerio Público de Tula un video que se grabó antes del homicidio, en el que la pareja es interrogada por los pobladores y se escuchan radios de la policía.

“A los 15 días que mataron a mi hermano, fui por los muebles, me mandaron un video de antes de matarlos, donde los detuvieron, les estaban preguntando, y mi hermano decía que era inocente y mi comadre también; no les quisieron hacer caso, se oyen los radios de la policía y no intervinieron, los dejaron que los lincharan. Los videos yo se los enseñé allá en Tula a la fiscalía. ¿Cómo fueron tan crueles con esas muertes que dejaron a sus hijos desamparados?”, dice.

PAREJA DEJÓ TRES HIJOS

Los hijos de la pareja, que ahora tienen 18, 17 y 14 años de edad, viven con su tía en Durango y siguen estudiando pese a las condiciones económicas precarias.

María Amada afirma que la dependencia que dirige Raúl Arroyo González ya ni siquiera le contesta el teléfono para informarle sobre el caso.

Yo traje los teléfonos de Tula, de la fiscalía, ya no me contestan ¿Cómo le hago?, yo no tengo números de haya, para ir a Tula es mucho gastó”.

Foto: Vanguardia / Especial

SOLICITARON INTERVENCIÓN DE AMLO

Ante la indiferencia de las autoridades de la procuraduría de Hidalgo, María Amada buscó apoyo de parte del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El 9 de agosto, durante una visita oficial a Durango, Amada aprovechó para entregarle una carta en la que pidió que sean detenidos y sentenciados los responsables del homicidio de sus familiares y becas para los huérfanos.

“El presidente vino para acá para Durango, le di una carta haciéndole saber que no he tenido justicia, de Tula no he tenido comunicación con nadie, no me han dicho cómo está el caso, no sé nada, yo le pido a él que me ayude, estoy esperando la respuesta”, refiere.

La familia intenta rehacer su vida en Durango, pero hay vínculos con Hidalgo que no han podido cerrar por falta de recursos.

No he tenido dinero para ir a Tula, para ver cómo va el caso, para traerme las pertenencias de mi hermano, esas poquitas cosas que se quedaron para poderlas vender y sacar adelante a mis niños, necesitamos el dinero, ahorita no me alcanza para las inscripciones de la escuela, porque yo también tengo un hijo”.

El próximo domingo, dice entre sollozos, celebrarán la misa de aniversario por el fallecimiento de sus familiares, mientras tanto, los responsables del homicidio, siguen libres.


mai