Opinión

El lado oscuro de Cruz Azul

La gente señala al presidente del club, Billy Alvarez como el villano de la película. No es así. Entre las sombras, hay otra mano que maneja a La Máquina Cementera | Omar Pérez Díaz

  • 24/01/2020
  • Escuchar

Star Wars es la saga más importante en la historia del cine; hace unos meses, después de 42 años y nueve películas, la creación de George Lucas llegó a su final. La historia, que sucede en una galaxia muy, muy lejana, gira en torno a la lucha entre el bien y el mal.

El Emperador Palpatine es el siniestro antagonista que busca dominar el universo, representando el Lado Oscuro de la Fuerza. Los rebeldes que se oponen a sus planes son el enemigo al que enfrenta desde las sombras, valiéndose de maldades y personajes que ambicionan el poder.

En otra galaxia más cercana... digamos que por los rumbos de Xochimilco, Cruz Azul libra una lucha similar. Ahí, los que sufren son sus aficionados, pues en cuatro décadas sólo ganaron un título de Liga. Y eso sucedió en 1992.

Como en Star Wars, la gente señala al presidente del club, Billy Álvarez como el villano de la película. No es así. Entre las sombras, hay otra mano que maneja a La Máquina Cementera desde hace años: Carlos Hurtado.

Muchos hablan de él pero pocos los conocen. Se le identifica como representante de jugadores y dominó el negocio a tal grado, que a finales y principios de siglo, su cartera de futbolistas abarcaba la mitad de quienes militaban en Primera División.

Hay quienes los describen como un tipo sereno pero muy sagaz, que todavía no llega a los 60 de edad. Se levanta por ahí del mediodía y es común que en bata y pantuflas atienda a futbolistas y entrenadores que visitan sus residencias en Miami o Ciudad de México.

Suena increíble pero se comenta que técnicos de equipos como América, Cruz Azul o Chivas aparecían llevándole el desayuno a la cama, haciendo de mandaderos o prendiendo el carbón para los asados en la casa del señor Hurtado.

Naturalmente, todo contrato, compra o venta implica una comisión para el representante, quien se habla de tú con varios dueños de equipos. Se hizo millonario gracias al talento de sus representados.

Hurtado de hizo muy amigo de Billy Álvarez; llegó a tal nivel su relación que dedicó toda su atención a Cruz Azul, que controla presupuestos millonarios. Su asesoría pasaba desde los entrenadores; traer jugadores nacionales y extranjeros. Algunos llegaban hasta lesionados o eran ilustres desconocidos con sueldos de cracks; la intención siempre fue salir campeón. El problema es que eso no sucede, a pesar de las fortunas invertidas.

Hace dos años, empujado por la presión de aficionados y cooperativistas, Álvarez le pidió a su amigo retirarse un poco para dar oportunidad a Ricardo Peláez. Las cosas pintaban bien hasta que problemas internos reventaron el proyecto.

En medio de un escándalo mediático, incluida la renuncia de Peláez, Billy se reunió con ex integrantes de La Máquina, buscando a un nuevo director deportivo.

Varios levantaron la mano, presentaron sus ideas entusiasmando al directivo; sin embargo, de la nada, el elegido resultó: Jaime Ordiales, hermano de Mario, otro representante de futbolistas. Poco le importó dejar chiflando en la loma al Querétaro, donde trabajaba.

¿Quién influyó en esta decisión? No, no es el Emperador Palpatine... todo indica que Carlos Hurtado.

REMATE

El final fue feliz para la galaxia entera. Star Wars encontró su desenlace con el triunfo de los rebeldes sobre el Lado Oscuro de la Fuerza. En Cruz Azul se avecinan tiempos de cambio pero nadie puede garantizar que se acabe pronto con la maldición de no lograr el campeonato en Liga MX.