Opinión

El Congreso de Hidalgo tiene una deuda con las hidalguenses

Esperamos que este congreso de la paridad este a la altura de un proceso histórico, de un Hidalgo del siglo XXI | Adriana Jiménez Patlán

  • 25/11/2019
  • Escuchar

"Si ellos me matan, yo sacare mis brazos de la tumba y seré más fuerte". Minerva Mirabal

Este lunes se conmemoró, como hace 36 años en todo el mundo, el Día Sobre la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres, justo en conmemoración de una de las hermanas Mirabal que escribió esta frase tan potente que sigue resonando cada 25 de noviembre, en que las feministas de la región decidieron en la ciudad de Bogotá, Colombia en el Primer Encuentro Feminista, que a partir de los asesinatos de estas luchadoras sociales contra el régimen opresor de los años cincuenta en República Dominicana del dictador Trujillo, se estableciera ese día para hacer un llamado a los gobiernos a eliminar la violencia contra las mujeres.

Por ello, me parece muy importante en este marco que, en cada ciudad de este país, en cada municipio, en cada comunidad, como muestran las cifras, está presente la violencia como menciona el INEGI, de las 46 millones de mujeres de 15 años y más que hay en el país, el 66.1 por ciento (30.7 millones) ha enfrentado la violencia de cualquier tipo y de cualquier agresor, alguna vez en su vida.

El Congreso de Hidalgo, ahora representado por el 50 por ciento de las mujeres que ocupan una curul, justamente por la lucha de otras mujeres quienes buscamos la paridad para que nuestros problemas, a partir de nuestras condiciones y necesidades, se vieran reflejados en las leyes. Recordarles a cada una de esas legisladoras de todas las fuerzas políticas en Hidalgo, que las ancestras defendieron ocupar esos espacios políticos, que ahora esperamos justamente ustedes puedan hacerlo en nombre de las niñas, adolescentes y mujeres hidalguenses por la despenalización del aborto, ya que implica para ellas que este servicio se pueda brindar en clínicas públicas en la legalidad, protegiendo la salud y la vida de las mujeres.

Aquí estamos con ustedes, legisladoras, en el camino de los derechos, el que muchas veces es un camino sinuoso para las mujeres, como lo sabemos las activistas, que todos los días ponemos el cuerpo para acompañar a otras mujeres a seguir exigiendo una vida libre de violencias, a cada autoridad, en cada oficina, donde hacemos valer sus derechos gracias a las leyes existentes impulsadas por otras.

Esperamos que este congreso de la paridad este a la altura de un proceso histórico, de un Hidalgo del Siglo XXI que nos permita seguir construyendo ese camino para las demás, como se construyó para ustedes la paridad.

Aquí estamos con ustedes frente a los embates de los antiderechos de las mujeres, mal llamados "próvida" , como algunas vez también estuvieron quienes se opusieron a que las mujeres ocuparan los espacios políticos. Aquí estamos para que no se dejen amedrentar como alguna vez la misoginia no permitía que las leyes sobre la violencia contra las mujeres salieran. Aquí estamos esperando que la población sepa que la ley por la despenalización no obliga a ninguna mujer a abortar pero protege la vida y la salud de las mujeres para acabar con la clandestinidad.

Porque juntas podamos celebrar que, pese a las diferencias, se puede construir para las demás.