DINERO

Jóvenes prefieren roomies ante la situación económica

Ante la situación económica, considerando el bajo crecimiento en sueldos, la demanda de departamentos compartidos ha incrementado

  • REDACCIÓN
  • 29/05/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Jóvenes prefieren roomies ante la situación económica
El alza en mercado de viviendas y el bajo incremento en los suelos son los principales factores de la tendencia actual.

Cada vez es más común que los jóvenes compartan departamento con roomies en la Ciudad de México. La tendencia, según El Financiero, surge tras el alza en renta de vivienda, y por el interés de los jóvenes mexicanos en independizarse.

El salario no ha incrementado tanto como la renta, por lo que los jóvenes optan por compartir departamento. El dividir el costo de la renta entre varios, y el de los gastos comunitarios como lo son el internet, la luz, el agua, etc., les permite ahorrar y acceder a un nivel de vivienda que por sí mismos no tendrían, según Antoine Perouze, el director de Dada Room.

El director del portal Metros Cúbicos, Rodrigo Hutt, coincide en que el mercado de bienes raíces es muy dinámico y se espera un crecimiento significativo en los próximos años por la posterga de los jóvenes en comprar una vivienda.

Antes, la edad promedio de compra de un bien propio para vivir era a partir de los 22 años. Actualmente, los compradores en México de vivienda son a partir de los 25 o hasta 30 años, mientras optan por rentar en grupo en propiedades que no pueden solventar individualmente, en lugar de rentar a bajo costo sacrificando la zona o el espacio.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) clasifica los tipos de hogares en familiares y no familiares. Los hogares familiares son aquellos en los que al menos un integrante del grupo tiene parentesco con la cabeza del hogar. Los hogares no familiares se refieren a los que están constituidos por personas que no tienen ningún parentesco con el jefe o la jefa del hogar.

De los hogares no familiares, el 93% son unipersonales, es decir, que son habitados por una sola persona. El 7% restante es corresidente, es decir, formados por dos o más personas sin parentesco ni relaciones: roomies.

Según Claudia Velázquez, directora de Operaciones de Softec, el porcentaje de hogares no familiares, ya sea unipersonales o corresidentes, ha aumentado en los últimos años.

Otro factor que influye en la demanda de departamentos compartidos es el demográfico: los Millennial, nacidos entre 1981 y 1995, prefieren dividir su renta con roomies.

 “Esa generación es la primera que llega a la vida laboral con aspiraciones muy diferentes a las de los padres, que a los 22 años ya estaban casados, esperando un hijo y tramitando un crédito para comprar casa en el Estado de México, cuando trabajaban en la ciudad”, asegura Antoine Perouze.

Los Millenial prefieren factores relacionados a la calidad de vida: tiempos de traslado cortos, no sacrificar todo su suelo en un crédito o una renta y mejor destinarlo en experiencias como viajar, según el director de Dada Room.

De acuerdo con dadaroom.com, el precio por mes de una habitación en la Ciudad de México es de alrededor de 4,000 pesos, aunque las diferencias crecen dependiendo la zona. 

dast