Opinión

Día Internacional de las Defensoras de los Derechos Humanos

El 29 de noviembre es emblemático, pero poco visible. Se conmemora cada año desde 2006| Bertha Miranda

  • 29/11/2019
  • Escuchar

“Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas”; germinaron y esparcimos las defensoras, crecimos sintiendo de cerca y con diferentes matices la desigualdad, la exclusión, la discriminación y la violencia. Cada caso que se acercó a nosotras nos fue llenando de coraje, de impotencia e indignación; ningún caso es igual, cada uno tiene sus particularidades, pero cuando las mujeres víctimas de un delito cruzaron su camino con nosotras, ya no volvió a ser igual su vida y la nuestra.

Hoy doy inicio a una participación que no pensé más de dos veces para aceptarla; llevar nuestro mensaje a otros espacios es una de las diversas formas de ampliar nuestro campo de acción como defensoras de derechos humanos de las mujeres.

El 29 de noviembre es emblemático, pero poco visible. Hoy es el Día Internacional de las Defensoras de los Derechos Humanos, fue declarado durante la Primera Consulta Internacional de Mujeres Defensoras que se realizó en Colombo (Sri Lanka) donde coincidieron más de 200 defensoras de todo el mundo en 2005 y se conmemora cada año desde el 29 de noviembre de 2006.

En 2013 la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución sobre la "Promoción de la Declaración sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las Instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente Reconocidos: protección de las defensoras de los derechos humanos", que exige a los Estados miembros adoptar medidas concretas para eliminar la discriminación contra la mujer, tales como:

- Dejar de penalizar a las mujeres por su labor de transformación de la sociedad y de defensa de los derechos humanos y, por el contrario, generar disposiciones legislativas y administrativas internas que faciliten su trabajo.

- Desarrollar medidas para modificar los patrones socioculturales que están en la base de la violencia contra las mujeres y reconocer que el logro de la democracia y el desarrollo dependen de facilitar el progreso de la mujer mejorando su situación política, social, jurídica y económica.

- Desarrollar medidas necesarias para asegurar la protección de las defensoras que integre sistemáticamente la perspectiva de género para crear un entorno seguro y propicio para la defensa de los derechos humanos.

Esta resolución reconoce el papel indispensable que desempeñamos las defensoras de derechos humanos en la sociedad.

El papel de las defensoras de derechos humanos en el Estado de Hidalgo ha sido indispensable en coyunturas para lograr avances desde el ámbito  legislativo, ejecutivo y la procuración de justicia tanto a nivel estatal como municipal.

Muchos de los avances en política pública en Hidalgo en materia de las mujeres es resultado de la visibilización, de lo que no se hace bien dentro de las instituciones; buscamos primero el dialogo para plantearles opciones y llegar a alcanzar acuerdos. En algunos casos se abre la puerta y se aceptan las recomendaciones para implementar acciones que se convierten en avances significativos en materia de igualdad real y disminuir la violencia institucional. Y en otros momentos nos encuentran incomodas porque denunciamos la simulación y las omisiones cuando el dialogo no fue suficiente.

Somos diversas; abanderamos causas especificas desde contextos urbanos y rurales, algunas trabajamos con la comunidad, desde los medios de comunicación, con las instituciones, desde la academia, en las calles etc., pero tenemos un objetivo común: acortar la brecha existente para tener acceso a la garantía de nuestros derechos humanos que el Estado mexicano se ha comprometido a garantizar y que se encuentran en la Constitución Política. Buscamos derechos para todas en igualdad de condiciones y circunstancias, decir; dejáremos de luchar hasta que la justicia social nos alcance.

Desafortunadamente no estamos todas las defensoras de derechos humanos de las mujeres; nos faltan aquellas a las que el capitalismo patriarcal les arranco la vida o criminalizó su defensa.

Hidalgo tiene que reconocer la aportación que realizamos las defensoras en la situación de las mujeres; para evitar la criminalización y la estigmatización generada por los grupos fundamentalistas, en específico a las defensoras de derechos sexuales y reproductivos.

LAS DEFENSORAS NO ESTAMOS DISPUESTAS A CALLAR; SEGUIREMOS EXIGIENDO LA GARANTIA Y EJERCICIO DE NUESTROS DERECHOS.

DEFENDER DERECHOS, ES NUESTRO DERECHO.