Opinión

Del coronavirus y las violencias en los hogares

Durante 2019 en Hidalgo se registraron 5 mil 619 incidentes de violencia familiar, 703 casos de abuso sexual y 105 de violación | Diana Avilés

  • 20/03/2020
  • Escuchar

Ante la contingencia en nuestro país es necesario preguntarnos muchas cosas, entre ellas ¿qué pasará con aquellas niñas, adolescentes y mujeres que son víctimas dentro de sus hogares? El pasado 8 de marzo miles de mujeres salimos a las calles a exigir mejores condiciones de vida, acceso a la justicia y a la libertad. Y cuando lo pedíamos a gritos, también era por aquellas que no pueden salir y por quienes conviven diariamente con sus agresores.

Se estima que al año 4 millones y medio de niñas y niños son víctimas de abuso sexual, 8 de cada 10 víctimas son niñas; además, 6 de cada 10 niñas, niños y adolescentes han sufrido violencia dentro de los hogares. Durante 2019 el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública registró 202 mil 889 casos de violencia familiar, así como 23 mil 114 casos de abuso sexual, 17 mil 060 casos de violación, 71 mil 681 llamadas al 911 relacionadas con violencia en contra de niñas y mujeres y violencia familiar, por mencionar algunos datos, sin olvidar que una gran parte no se denuncian.

Para el estado de Hidalgo no ha sido distinto, durante 2019 se registraron 5 mil 619 incidentes de violencia familiar, 703 casos de abuso sexual y 105 de violación; únicamente durante el mes de enero de 2020 se registraron 49 casos de abuso sexual, 72 de violación sexual y 161 mujeres fueron víctimas de lesiones dolosas.

Ante el panorama que se presenta en nuestro país, en especial lo relativo a la emergencia de salud que debe ser controlada a la brevedad, entre las medidas más importantes que se han sugerido desde el gobierno federal y los gobiernos locales, se encuentran el evitar grandes concentraciones de personas y el estar resguardadas en los hogares (sin olvidar que en nuestro país muchas personas trabajan de manera informal y no tienen posibilidades de cubrir, al menos, las necesidades básicas).

Con los aterradores datos que se han presentado, ahora pensemos en aquellas niñas, adolescentes y mujeres que estarán al alcance de sus depredadores. Respecto de los violentadores podemos decir que aproximadamente el 80 por ciento son personas conocidas y familiares, y los lugares donde suceden son los más cercanos, incluidos los hogares.

¿Ahora entienden la dimensión de lo que puede y muy seguramente va a pasar con esas niñas, niños, adolescentes y mujeres? Quizás ahora podamos ser un poco más sensibles y dimensionar la gravedad de la violencia que diariamente viven en este país y la urgencia de medidas efectivas para atenderla.

Requerimos seguir exigiendo al Estado acciones contundentes, que respondan a la situación que actualmente se vive, pero también debemos seguir construyendo redes de apoyo a nuestro alrededor, ser la posibilidad para aquellas y aquellos que más lo necesitamos, compartamos número de emergencia, contactos que pueden acompañar víctimas y otras acciones más; en tiempos de coronavirus y violencias en los hogares, seamos la diferencia.