Opinión

A 26 años del levantamiento zapatista...

El principal eje conductor del discurso para conmemorar el inicio del movimiento fue la oposición al megaproyecto del tren maya | Arturo Copca

  • 15/01/2020
  • Escuchar

El pasado primero de enero de 2020 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional cumplió 26 años de aniversario y lo celebró con un emotivo discurso del subcomandante Insurgente Moisés que se encuentra en la página de radio zapatista.

“Hace 26 años, en una tarde como ésta, bajamos de nuestras montañas a las grandes ciudades para desafiar al poderoso, no teníamos entonces más que nuestra muerte, una muerte doble, porque moríamos de muerte y moríamos de olvido y tuvimos que elegir entre morirnos como animales o morirnos como seres humanos que luchan por la vida”, pero la muerte era el único destino seguro.

El principal eje conductor del discurso para conmemorar el inicio del movimiento fue la oposición al megaproyecto del tren maya, pues consideran que dicho proyecto solo beneficia a los capitales extranjeros y a los poderosos, sembrando muerte por dónde camina, no así a las comunidades originarias de raíz maya, además que se presenta como un proyecto en beneficio del progreso y de la modernidad, pero no es otra cosa que la tiranía disfrazada de cosas buenas.

“Dice que, gracias a esos megaproyectos, los pueblos van a tener paga y muchas ventajas de la modernidad (…) pero para quien es ese progreso del que tanto hablan… ese camino solo lleva a la muerte de la naturaleza y las comunidades originarias”.

Por otra parte, denuncian la simulación de las consultas a las comunidades originarias, además de reclamar que los ritos realizados a la tierra por parte del gobierno federal son “una simulación de que le pidió permiso a la madre tierra para destruirla, entonces se consiguió unas cuantas personas disfrazadas de indígenas y pusieron en la tierra un pollo, trago y tortilla”.

“Nosotros hicimos la ofrenda a la madre tierra, en lugar de trago, le dimos de beber la sangre de nuestros caídos en la lucha, en lugar de pollo le ofrecimos nuestra carne, en lugar de tortillas, le ofrendamos nuestros huesos, porque somos de maíz y la hicimos esa ofrenda no para pedirle permiso a la tierra de destruirla, o de venderla, o de traicionarla, la hicimos la ofrenda solo para avisarle a la madre tierra que la defenderemos hasta morir si es preciso”, agregó el subcomandante Insurgente Moisés.

El derecho a la consulta, uno de los derechos que en la práctica resultan más “inofensivos” y en muchos casos en el estado mexicano, era considerado como un mero trámite, en días pasado la Suprema Corte emitió una sentencia donde expone que los parámetros de la consulta  en Hidalgo  sobre la reforma política electoral no tienen los elementos ni los parámetros  mínimos; y de frente al pronunciamiento sobre la consulta en el tren maya, este derecho se pone de manifiesto  en qué tanto las cortes locales y federales encargadas de salvaguardar los derechos lo harán respetar, y qué tanto la ciudadanía estará involucrada en hacerlos valer.